¡Entiende carajo, somos departamento y no región!

 ¡Entiende carajo, somos  departamento y no región!

pastillas para no dormir
Alonso Ocampo
columnista

Muchas autoridades  o ciudadanos  de a pie deben encontrarse desconcertados puesto que lo que se celebró el día de ayer son los 107 años de Creación del Departamento de San Martín. Para aquellos que en su esquema mental siguen pensando que somos “región” habría que decirles que en todo caso se debería celebrar 21 años de creación ya que el Decreto Ley 25666 que creó la “región” San Martín es de 1992.

Sin embargo resulta oportuno recordar que el Poder Ejecutivo nunca llegó a determinar y nombrar los órganos de gobierno de dicha región, ni menos le asignó los recursos correspondientes para su viabilidad, consecuentemente la “región” San Martín como tal jamás existió.

Y para refrendar aquello la Ley Marco de Descentralización de 1998 crea los Consejos Transitorios de Administración Regional, esta misma ley deroga todas las normas legales que se le  opongan, entre las cuales evidentemente se encontraba el Decreto Ley de creación de la “región” San Martín.

Posteriormente y para dejar oleado y sacramentado el tema, la Ley N° 27783 del 2002  establece que para la formación de una región se requiere la integración de dos (2) o más departamentos colindantes, agregando que la propuesta se aprueba mediante referéndum, quedando proscrita la Región Unidepartamental porque indudablemente contrariaba el espíritu de la regionalización. La vigente Constitución determina que la organización política de la República es departamental, nominando a San Martín como el departamento número 21. Adicionalmente establece que mientras se formen las “regiones” se elegirán “Gobiernos Regionales en los actuales departamentos y la Provincia Constitucional del Callao”.

En conclusión, no existe Región San Martín, menos aún “Región Autónoma San Martín”, lo cual además resulta una contradicción constitucional ya que el Estado Peruano es uno e indivisible y su gobierno unitario, por lo que no caben territorios autónomos.

Dejando zanjado el tema de la “sacha región” debemos recordar pues que un 04 de setiembre de 1906 se publicó la Ley N° 201 la misma que crea el Departamento de San Martín, para lo cual se desmembraron del extenso Departamento de Loreto las Provincias de Moyobamba, Huallaga y San Martín, designándose a Moyobamba como su capital a la ciudad de Moyobamba por votación mayoritaria de los representantes del Congreso de la República. En la actualidad como bien sabemos contamos con 10 provincias con inclusión de las creadas con posterioridad, es decir, Lamas, Rioja, Mariscal Cáceres, Bellavista, Picota, Tocache y El Dorado.

Es por ello que el día de ayer se recordó los 107 años de creación política de nuestro departamento, si algunos no lo entienden o no les da la gana de entender es su problema, pero resulta reprochable que muchas autoridades y un gran sector de la prensa sigan llamando región a nuestro departamento. Esta denominación además de ser imaginaria, desinforma y crea falsas expectativas ya que en la psiquis colectiva se cree que denominarnos región nos da mayor estatus que departamento.

Los sanmartinenses debemos estar orgullosos de vivir en una tierra ubérrima donde el esfuerzo de su gente  la engrandece cada día. Si bien es cierto tenemos problemas latentes como la corrupción en la administración pública, inseguridad ciudadana y la deforestación sin embargo resulta imperativo que tanto autoridades y sociedad civil en su conjunto las pongan en agenda de manera seria e impostergable.

Nada nos debe amilanar, hemos demostrado a lo largo del tiempo que nuestra gente se rebela ante la adversidad, que puede caerse pero no duda en levantarse con energía para revertir una situación desfavorable o ante la injusticia, así lo demuestra la historia cuando nuestro pueblo corajudo contribuyó invaluablemente en la defensa de los derechos territoriales del país sobre la amazonia al adherirse a la independencia del Perú el 19 de agosto del año 1821.

Continúa leyendo

1 Comentario

  • Artìculo vago. muy pobre.

Los comentarios están cerrados.