Fecha: 30 de diciembre, 2017 - 4:45 am

Reconciliación no es pasar la página


Se habla mucho de reconciliación en estos días, desde el Gobierno piden que la población entienda una decisión que a todas luces tiene sabor a negociación, por cómo se dieron las cosas, que ya conocemos.

Va a ser difícil reconciliar a un país que se ha dividido más aún con la decisión del indulto, que no ha seguido los procedimientos debidos, pues las sentencias de Alberto Fujimori han sido dadas y de eso se ha hablado harto.

Pero ya es inaceptable que se diga que quienes van a una protesta sean proterrucos, rojos, caviares, me parece una falta de respeto a la gente que pide a gritos una verdadera gobernabilidad, un manejo adecuado de nuestro país, con un presidente que tenga el temple para asumir las consecuencias de sus decisiones, que nos afectan, pues el vaivén político trae consigo la inestabilidad económica.

Otro de los temas que creo debería preocuparnos y no solo en los 90, es antes y después, es ahora, es el tema de la corrupción, pues si dicen que Alberto Fujimori nos liberó del terrorismo, recordemos también de los casos de corrupción durante su gobierno.

Y es que ha sido gracias a su principal asesor, Vladimiro Montesinos que conocimos cómo se cocinaban las cosas en la salita del SIN (Servicio de Interligencia Nacional) y podemos ver cómo es que tenemos representantes en el legislativo que han pasado por ahí y ahora nos quieren dar clases de moral.

Reconciliación pues, no es pasar la página, ya que “gracias” a la corrupción, se ha dejado de construir hospitales, escuelas, caminos y dar mejores condiciones a la población pobre, que conoce poco a nada de políticas de Estado por la ausencia del gobierno en ciertas zonas.

Se viene el gabinete de la reconciliación, ojalá no sea del arreglo, de la captura de poderes. No espero mucho de este gobierno que ha mentido y lo sigue haciendo, a cambio de qué… en parte ya lo sabemos.
Que el 2018 no nos sorprenda ingratamente. Estemos atentos.