Fecha: 8 de septiembre, 2017 - 4:40 am

Mejores maestros para lograr mejores alumnos

El término de la huelga magisterial de este año ha generado un lógico sentimiento de alivio y satisfacción en los padres de familia que tienen hijos en edad escolar y que, por ese motivo se mostraban seriamente preocupados, pues la paralización de las labores educativas se prolongaba sin visos de solución.

Las críticas contra la educación que se imparte en el país en los niveles de Primaria y Secundaria, arrecian cada vez que, con demasiada frecuencia el magisterio nacional programa estos eventos que logran parcialmente satisfacer los justos reclamos de los maestros.

Lo que mencionamos deja en evidencia, que en el Ministerio de Educación MINEDU no hay personal idóneo con la capacidad necesaria para resolver conflictos conocidos en su origen y que se han convertido en clásicos y, hasta tradicionales al punto que, en los últimos 100 años, la historia se ha venido repitiendo año tras año; en ninguno de ellos se pudo evitar la Huelga Magisterial.

En el aspecto referido a remuneraciones, no entendemos como al elaborarse el Presupuesto para el año subsiguiente, no se considera una partida específica que permita una solución inmediata al problema a solo horas de ser presentada por los reclamantes.

En cuanto a las evaluaciones al parecer el problema deviene de la pésima enseñanza y preparación que reciben los futuros maestros. No es posible que quien opte por la sagrada y muy noble misión de educar a la niñez y juventud que mañana tendrán sobre si la enorme responsabilidad de dirigir los destinos de la Nación, no haya recibido a su vez una preparación profesional de calidad que le permita impartir una sabia, moderna y correcta educación e instrucción a nuestros hijos.

Por todo lo anterior; la próxima generación de docentes debería recibir el Título de Maestro, solo si ha sido preparado como tal, por instituciones de primer nivel bajo supervisión directa y permanente del MINEDU. Salvo mejor parecer.