Fecha: 15 de julio, 2017 - 3:40 am

La historia del rey traicionado


Hubo una ciudad Sarapollo, un cuasi reino, que fue tomado por dos, un padre y un hijo. Ambos vivían en armonía porque los secretos no salían a la luz.

El hijo, cada vez vivía con mayor opulencia, mientras el padre empezaba a sospechar que de algún modo sus huevos de oro desaparecían y de pronto su economía tambaleaba. Fue así que llamó a una auditoría real, que desde la capital llegó a Sarapollo y descubrieron 6 millones de huevos menos.

La sorpresa fue grande, por lo que él rey pidió que su querido hijo se alejase de las finanzas y desaparezca de su lado. No obstante, el hijo guardaba secretos innombrables del padre: cartas con los más grandes cobradores de impuestos, en los que hablaba de cómo estafar a su pueblo y aprovechó un descuido para entregárselos a los menantes de las calles.

El padre enfurecido, no sabía quién había clavado ese puñal y apareció el hijo pródigo, para defender al padre en el momento en el que lo necesitaba, tras hacerle caer en la trampa que había confeccionado. Y colorín colorado, este cuento ha empezado.