Fecha: 13 de julio, 2017 - 4:35 am

La fuga de los Humala

Cuando el Partido Nacionalista Peruano accedió al poder y llevó como presidente a Ollanta Humala casi nadie se atrevió a pronosticar que su gobierno tuviera un triste final. Hoy, el ex presidente, puede terminar siendo un nuevo inquilino de alguna cárcel en el país.

Si vienen es cierto eran obvias las deficiencias institucionales que poseía el Partido Nacionalista Peruano, cuya bancada se fragmentaba con el paso del tiempo, no había oficio político, mucho menos estructura sólida y a ello le sumamos que Nadine Heredia, la ex primera dama, se convirtió en la Presidenta del Partido de Gobierno con lo cual confirmaba el control total del poder por parte de la ex pareja presidencial. Esta aglutinación del poder en dos actores le dio contundencia a la etiqueta de “Gobierno Conyugal”

A un año de dejar el gobierno la ex “pareja presidencial” enfrenta un pedido de prisión preventiva. Son bien sabidos los presuntos delitos de lavado de activos y asociación ilícita para delinquir que se les imputa pero son una serie de acontecimientos los que han expuesto un posible deseo de los procesados de aperturar un espacio de abandono progresivo del país.

Primero tenemos la intención de Nadine Heredia de asumir funciones como directora de la Oficina de Enlace de la FAO en Europa, muestra clara de una posibilidad de alejamiento domiciliario, lo segundo es que la ex “pareja presidencial” otorgaron un poder en conjunto a la prima de Nadine, Rosa Elena Heredia, para que pueda viajar al interior y exterior del país con sus menores hijos “sin ninguna limitación”, lo tercero es que Antonia Alarcón, madre de Nadine Heredia, sale de viaje al extranjero con las mejores hijas y tras consulta al colegio, los responsables administrativos afirmaron que ambas tenían permiso para el viaje pero que el curso al que asistirán no se encuentra relacionado a alguna actividad de la referida institución .

Hasta el momento Antonia Alarcón llegó al Perú pero sin más noticias en referencia a la ubicación de las niñas pero lo que la opinión pública si tiene en cuenta es el oficio remitido por el Banco de Comercio mediante el cual informa que la ex primera dama abrió dos cuentas en 2017 a plazo a nombre de sus menores hijas por más de S/ 40,000.00 cada una, cuya sumatoria en varios movimientos superaría los tres millones de dólares.

La suma de todos estos acontecimientos genera desconfianza en la población peruana que cree en una posibilidad latente de una fuga de los Humala, ya vimos lo que pasó con Alejandro Toledo. El pueblo peruano quiere justicia, caiga quien caiga, miremos por ejemplo que en Brasil ya cayó Lula, un ex presidente, y es precisamente porque la justicia no debe ver diferencias a la hora de castigar un delito.