Fecha: 17 de mayo, 2017 - 4:35 am

Expresidentes

Son 6 actores los protagonistas del escenario político presidencial durante los últimos 17 años.

Después de la elección de Alberto Fujimori quien quedó en segundo lugar fue Alejandro Toledo, el líder chacano en el 2001 ganó a Alan García quien a su vez triunfó sobre Ollanta Humala en el 2006. En el 2011 el líder nacionalista se impuso a Keiko Fujimori y en tercer lugar quedó Pedro Pablo Kuczynski.

PPK logró la presidencia en el 2016 en una ajustada segunda vuelta a la lideresa fujimorista, rompiendo así, una cadena cíclica que exponía que el segundo lugar anterior era el presidente próximo. ¿Pero qué tienen en común estos actores? Aparte de las segundas vueltas todos han llegado al sillón presidencial.

Es importante precisar que Keiko Fujimori no es una expresidenta pero se desempeñó como primera dama.

Bajo esta relación, también podemos encontrar que los expresidentes tienen cuestionamientos por casos de corrupción o derechos humanos. Uno de ellos ya está pagando condena.

Por otro lado, Alejandro Toledo con el caso Ecoteva donde a través de intermediarios como Avi Dan On o Josef Maiman desarrollaron las condiciones necesarias para entregar la licitación de la carretera Interoceánica a la empresa brasilera Odebrecht a cambio de una considerable coima que inicialmente se fijó en 30 millones pero que se redujo a 20 millones y cuyos pagos fueron escalonados durante el 2006 y 2010. Alan García, entra en este ruedo ahora no por el caso narcoindultos sino porque en la agenda de Macerlo Odebrecht aparecieron las iniciales “AG”, el expresidente García es el que demuestra mayor reflejo político, utiliza sus cuentas en redes sociales de internet para realizar un rápido deslinde. Ollanta Humala, cuyo “Proyecto “OH” tiene relación con los datos del Iphone 5S de Marcelo Odebrecht intervenido por las autoridades judiciales del Brasil, acá el dinero fue entregado en varias armadas en un inmueble en la avenida Armendáriz de Miraflores. En el caso Humala encontramos claramente una estrategia de respuesta directa, Ollanta y Nadine apuntan sus armas al expresidente García, reviviendo así uno de las contiendas políticas de larga data en nuestro país. Es importante resaltar que los expresidentes Toledo y Humala son los más implicados en el caso “Lava Jato” o “Lava Coches” y al mismo tiempo son los que más relación han tenido con el actual presidente del país. PPK fue ministro de Toledo y Ollanta Humala jugó un papel clave en la segunda vuelta presidencial para quitarle votos a Keiko Fujimori.

En esta coyuntura por el bien de nuestra democracia, PPK tiene la responsabilidad y la obligación moral de terminar un mandato limpio y romper este patrón que solo ha contribuido en aumentar la desconfianza de los ciudadanos en la política.