Fecha: 15 de Febrero, 2017 - 5:43 am

Día de miércoles y el tiempo

diademiercolnes

Buen día de miércoles… felices y avancemos. Nos referimos casi siempre que el día miércoles, es un día de mala suerte o algo espantoso que nos pueda suceder, lo peor es que lo decimos casi seguido “tengo un día de miércoles”. ¿Por qué culpamos al día miércoles?

Demostramos en el mundo histórico que el miércoles es sagrado y religioso, podemos decir que el miércoles es la primera parte de la Semana Santa cristiana llega a su fin con la celebración del Miércoles Santo. El Miércoles Santo marca el final de la Cuaresma y el comienzo de la Pascua.

¿Por qué miércoles?

Cuando en el siglo IV, se fijó la duración de la Cuaresma en 40 días, ésta comenzaba 6 semanas antes de la Pascua (Para calcular la fecha de la Pascua se usaba el Computus), en domingo, el llamado domingo de “cuadragésima”. Pero en los siglos VI-VII cobró gran importancia el ayuno como práctica cuaresmal. Y aquí surgió un inconveniente: desde los orígenes nunca se ayunó en día domingo por ser “día de fiesta”, la celebración del día del Señor. Entonces, se movió el comienzo de la Cuaresma al miércoles previo al primer sábado del mes. Además MIÉRCOLES: proviene del latín “mercuri dies”, día de Mercurio. Era el dios del comercio y el de los viajeros, por ese motivo sus templos se edificaban a la entrada de los pueblos.

Hay también un planeta dedicado a él.

Pero nuestra intención en estas líneas más que mala suerte o crueldades que presume la gente queremos promover días de reflexión para el bienestar de la vivencia familiar y comunal para ser mejores personas proponer estilos de vida. Es por eso nuestro deber de escribir temas reflexivos que nos enseña para la vida, después de saber el temor al miércoles proponemos que no es malo, malo es y son las personas que temen a los días, a la vida, a la sociedad a los que impiden vivir bien y ser personas que con voluntad salen adelante.

Teniendo en cuentas estas aversiones tratamos de enfocar nuestro pensamiento positivo para el bienestar de nuestra sociedad. Ahora podemos recordar cuando escuchamos hablar “que el tiempo es oro“?. Hay veces que consideramos que esto es una exageración. Sin embargo en otras ocasiones adecuamos esta expresión a la realidad que nos ocurre con perfección Hagas lo que hagas, emplees el tiempo en lo que lo emplees, debes de tener en cuenta que ese momento es único y no volverá, por lo tanto siempre será recomendable el saber en que lo “gastas” porque hay cosas que puedes recuperar en esta vida pero “el tiempo” no es una de ellas.

Quedarse con la sensación que cuando haces algo has perdido el tiempo es un mala cosa. Solamente el hecho de intentarlo ya significa que no has perdido el tiempo aunque el resultado no sea tan positivo como lo esperado. No obstante a veces acometes actos “para pasar el tiempo”, eso si que no es muy adecuado. Si algo lo acometes que sea por algún motivo. El tiempo no está para ser malgastado.

Cuando empieces algo, procura aplicarte en ello, sino ¿para qué lo empezaste?. Mejor hubieses dedicado ese tiempo en otro cometido. Si quieres alcanzar el éxito en lo que emprendas, no escatimes esfuerzos y por lo tanto se generoso con el tiempo que utilizas en su consecución.

El tiempo está para ser empleado de un modo eficiente, porque realmente no se puede malgastar en actos que no persigan un fin. Incluso el disfrutar de un día de descanso tiene su finalidad. Cuando comienzas algo, no malgastes el tiempo buscando problemas antes de tenerlos. Si los hay, ya los encontrarás.

Nuestros actos se extienden en un horizonte temporal, donde cada tiempo presente pasa a ser pasado en un modo instantáneo y el futuro se nos echa encima de un modo inexorable. “El presente fue ayer, el futuro es hoy y el mañana no existe”. No pierdas el tiempo pensando en lo pasado, te anclarás y no prosperarás y no dudes en lo que te puede pasar en el futuro, porque eso se sabrá en seguida y te llenará de temores. Una forma de afrontar tus cometidos es moverte tú en “tu propio tiempo”, es decir, promover tus acciones para que tu tiempo sea lo más eficiente a la hora de realizar algo. Interioriza conductas y hábitos de trabajo. Te ayudarán a establecer controles sobre tu tiempo y como lo aplicas a tu forma de trabajar. Si quieres hacer un buen uso de tu tiempo y no pensar en lunes o miércoles y quieres tener éxito en lo que emprendas, tienes que saber qué es lo más importante y entonces poner en ello todo lo que tienes. No escatimar esfuerzos es algo fundamental. Hasta el miércoles.