martes, mayo 17, 2022

Niños reciben clases debajo de techo con saco de yute y árboles de cacao

13319867_1713886015538314_1181288010361415583_n

Juanjui. 60 Niños de la Institución Educativa N° 014 de la comunidad “Viejo San Martín”, en el distrito de Campanilla, región San Martín hasta la fecha reciben clases en condiciones no adecuadas y difíciles, debido a que estudian a la intemperie debajo de coberturas hechas de sacos de yute que los lugareños usan para acopiar cacao.

La vetusta escuela construida con concreto y ladrillo sin columnas, ha colapsado y amenaza con desplomarse. Los muros de las aulas y los pisos presentan serias rajaduras que significan inminente peligro para ellos.

Estar al aire libre los expone por un lado, al intenso calor que en estos días está llegando a niveles sorprendentes, y por otro, a las torrenciales lluvias que son frecuentes en la zona, causando muchas veces que las clases se vean interrumpidas para evitar que los alumnos se sofoquen o se mojen y terminen enfermos.

Esta dramática situación tiene preocupados a los padres y autoridades del poblado que han expresado su malestar y han decidido como medida de protesta no enviar a sus hijos a la escuela responsabilizando de esta situación a las autoridades educativas de la región San Martín.

Manifiestan que en varias gestiones han insistido la atención de las autoridades, incluso de acuerdo a la información proporcionada por el director del plantel, David Tinta Saldaña, Oyler Barboza Huamuro en su condición de agente municipal y Juan del Carmen Ydrogo Peralta como presidente de Apafa, han exigido les proporcionen aulas prefabricadas hasta que se construya una nueva infraestructura. “Sin embargo, no hemos tenido respuestas concretas”, precisan mortificados.

Señalaron finalmente que, de no ser atendidos viajarán a Juanjuí, la capital provincial, para hacer un plantón frente a la UGEL Mariscal Cáceres. En total hay 102 familias con una población total de 400 habitantes entre niños y adultos que amenazan con salir a las calles a exigir su derecho a una mejor educación.

Tambiénreciben clases debajo de árboles de cacao
Otro caso patético es el de la escuela rural de la comunidad de Mojarras, ubicada en el valle cacaotero del Alto Huayabamba, comprensión del distrito de Huicungo, donde a falta de ambientes, los estudiantes y maestros realizan el trabajo del programa “Soporte Pedagógico” en el patio del colegio o, en el peor de los casos, debido al agobiante calor que azota la zona, se trasladan a seguir sus clases debajo de los árboles de cacao.

También la institución educativa del lugar ha colapsado; no cuenta con ambientes para atender el servicio educativo, lo que obliga a usar el local de vigilancia, el comedor y la vereda de la cocina para el dictado de clases. “Así en esas condiciones se hace difícil cumplir con los compromisos de gestión escolar y mejorar el aprendizaje de los estudiantes”, sentencia el director Juler Ochante Flores al tiempo de exigir mayor atención a la educación de zonas más apartadas del país. (Carlo Augusto Pérez Pérez)

Artículos relacionados

Mantente conectado

32,857FansMe gusta
3SeguidoresSeguir
1,795SeguidoresSeguir

últimos artículos