¿Cómo formar en carácter en la niñez?

 ¿Cómo formar en carácter en la niñez?

¿Cómo formar en carácter en la niñez?

¿Ha observado usted si su hijo o hija no tiene entusiasmo o ganas de hacer las cosas? ¿No le motiva desarrollar sus talentos? ¿No le gusta socializar? ¿Está apático y tiene pereza de todo? ¿No expresa abiertamente sus ideas? O tal vez ¿Es hiperactivo, irritable, rebelde, no controla sus impulsos, no se interesa por ayudar? O ¿es hipersensible y “se quiebra” fácilmente a la menor exigencia o disciplina? Posiblemente le falte aplicar algunos consejos especializados y acciones efectivas para formar el carácter y buena voluntad en sus hijos. En la “antesala” al día del padre –con mi saludo fraternal a todos los padres conscientes- trato este tema de gran importancia para su quehacer.

Decía en gran Friedrich Nietzsche-citado por el Dr. Serge Raynaud de la Ferrière- acerca de la formación del carácter en la niñez: “Se trata, pues, ante todo, leemos en “Mas allá del bien y del mal”, de instituir modas audaces, acompañadas de grandes riesgos. Aquello que planea sin cesar delante de mis ojos, es la visión de esos jefes del porvenir, es el ambiente que sería preciso crear para apresurar su llegada. Son esos también los métodos y las pruebas que convendría instituir para obligarlos a dar su pleno rendimiento. En fin, se trataría de operar un total viraje con un carácter pasado a la laminadora, dispuestos a aceptar todas las responsabilidades. La disciplina que formaría semejantes jefes, el temor de que ellos no puedan responder a ese llamado, he ahí, amigos míos, mis sombrías y graves preocupaciones”

Este profundo pensamiento y preocupaciones acerca de la formación del carácter en los niños mantienen después de más de cien años una gran vigencia. Para darnos cuenta de esta vigencia no nos falta sino mirar a nuestro alrededor la proliferación de conductas antisociales en los niños y jóvenes de estas últimas generaciones. Por ejemplo, no es dado ver en las últimas décadas el surgimiento de diversas “tipologías” psicológicas en los niños y jóvenes de todos los estratos sociales. Tenemos los “yuppies”: jóvenes exitosos profesionalmente (sobre todo en gerencia y trabajos de oficina) pero que al mismo tiempo fracasan si se trata de evitar el egoísmo, la adulación, los diversos vicios, la avaricia y el sentido de utilizar o “atropellar”  a las personas para obtener sus objetivos. También tenemos los “Emo” (adolescentes hiper-susceptibles, encerrados en su caparazón o mundo interior, autoflagelantes y quejándose siempre de no ser entendidos por los demás). Otros son los adictos a las realidades paralelas (dominados por la adicción por los juegos de video, internet o dibujos animados, viviendo “virtualmente” aquello que se sienten incapaces de vivir en la realidad, siendo héroes solo en su mundo de fantasía o viviendo cautivados por sus personajes animados). Por otro lado tenemos a los jóvenes violentos (por muchas frustraciones económicas, familiares, sociales, sexuales, etc.) atrapados en el mundo de las “tribus” callejeras o fanatismo deportivo de las “barras bravas”.

Ante esta difícil realidad no nos queda sino implementar en las nuevas generaciones una formación cada vez más integral para su desarrollo armónico del cuerpo, la mente, las emociones y el espíritu (conciencia superior) hacia la madurez atendiendo lo que grandes humanistas ya han descubierto, demostrado y operativizado en hechos concretos. Por ejemplo los Maestres Dr. Serge Raynaud de la Ferrière y el Dr. David Juan Ferriz Olivares. Este último habiendo creado en 1977- junto a la Maestra María Nilda Cerf Arbulú- la Fundación ELIC-Escuelas Libres de Investigación Científica para Niños, en base a los planteamientos de vanguardia del Dr. Serge Raynaud de la Ferrière entre los que destacan:

1) “Acostumbrar a nuestros hijos desde su niñez, durante los primeros siete años de su vida, por ejemplo, a someterse a una obediencia estricta, sin severidad y sin debilidad, equilibrada, semejante a una ley establecida que no tendríamos ni la menor idea de derogar.”

2) “Satisfacer su inteligencia con explicaciones a su alcance, pero nunca falsas. ¿Si a él le prohibimos mentir, por qué tomarnos este derecho? Reducir una explicación no es disfrazar la verdad y al poder simplificar los hechos tenemos el deber de conservarlos en su realidad.”

3) “Lo importante no es solamente enseñar algo a un niño; es formar su espíritu para la observación y la reflexión, la crítica en la investigación y el amor a la verdad.”

4) Formar espíritus aptos a la síntesis. Los espíritus analíticos, estrechos y pequeños, especialistas en sus

trabajos minuciosos y silentes, son numerosos y su época en parte está vencida. La Nueva Era, que se destacará por la investigación sintética, tendrá necesidad de espíritus amplios, fuertes, capaces de comprender un sistema en su conjunto, y esta posibilidad cuenta mucho en la formación del carácter durante la niñez.”

Todo esto y mucho más es desarrollado todos los días en sesenta ciudades de América y Europa (incluida Tarapoto en la CASA de la CULTURA Dr. David Juan Ferriz Olivares) por la Fundación ELIC y sus centros de formación del Talento. Asimismo se tratará ampliamente estos temas en el 7° Congreso Mundial para el Talento de la Niñez, magno evento educativo y del saber que será realizado en la ciudad de Bucaramanga-Colombia del 09 al 13 de octubre de este año (ver: www.elicnet.org/7congreso )

 

Continúa leyendo