Inversión en la infancia, un salto al futuro

 Inversión en la infancia, un salto al futuro

punto y sigue
Por: Edy Tirado

La tasa de desnutrición crónica en San Martin es de 28.2%. Significa que el 4.4% por encima del promedio nacional (23.8%). Esto amerita la implementación de medidas urgentes e impostergables, por tanto, saludo que el Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social – MIDIS y el Gobierno Regional de San Martin hayan acordado desarrollar un trabajo técnico y coordinado para afrontar este problema en nuestra región.

Sin embargo creo que los que de una u otra manera estamos inmiscuidos en actividad política, debemos estar a la altura de hacer llegar aportes para que esta apuesta sea mancomunada, razón de unidad y fe colectiva; en este sentido, en las siguientes líneas comparto algunas reflexiones: Que la tasa de desnutrición crónica en San Martin sea de 28.2%, 4.4% por encima del promedio nacional (23.8%), es preocupante y constituye una tarea improrrogable; además la Convención sobre los Derechos del Niño, ratificada por 194 países, reconoció a la Atención y Educación de la Primera Infancia de amplio espectro –AEPI, como un derecho humano, y su atención es parte de la apuesta por cumplir con las metas del milenio.

No hay que perder de vista que JAMES HECKMAN, ganó el Premio Nóbel en Economía, precisamente con la Ecuación de Heckman, que establece que: La educación preescolar es una inversión eficiente y eficaz para el desarrollo económico y la fuerza laboral. Cuanto antes la inversión, mayor será el retorno de la inversión. Es decir los beneficiarios con la Atención y Educación de su Primera Infancia de amplio espectro –AEPI, superaran a aquellos que no estuvieron comprendidos; además, una sociedad con gente sana, alegre y con energía, fomentará la vitalidad económico, no sólo serán buenos contribuyentes, sino que además, serán ciudadanos que contribuyan en la productividad y el desarrollo de su país.

Implementar este tipo de políticas es fundamental para desarrollar seres humanos fuertes y saludables en cuerpo y mente, así como para alcanzar un grado de conexión y funcionamiento óptimos del cerebro. El desarrollo del cerebro es más rápido durante los primeros años de la vida (5), ideal para construir espíritus alegres, de paz y poblados de ideales, que además estén estimulados en los valores.

La Atención y Educación de la Primera Infancia de amplio espectro-AEPI, garantiza la universalización de la educación inicial, prepara positivamente para la escolaridad y el aprendizaje posterior (secundaria y superior), cerrando las terribles brechas de desigualdad que hoy forman parte de un oscuro y siniestro paisaje social; consecuentemente se concluye que tiene carácter fundamentalmente preventivo, al garantizar ahorro, pues corregir siempre demandará mayor inversión, aquí se cumple aquello, que es mejor prevenir que curar.

Asimismo, la aplicación de políticas de Atención y Educación de la Primera Infancia de amplio espectro –AEPI, contribuirá a reducir las brechas de desigualdad, permitirá fomentar la igualdad de oportunidades, pues, compensará las desventajas entre familiar ricas y pobres, -lo ideal sería que esto desapareciera-. Sin embargo los especialistas reconocen que La Atención y Educación de la Primera Infancia de amplio espectro –AEPI, es un factor esencial para quebrar el ciclo de la pobreza intergeneracional.

Finalmente, la Atención y Educación de la Primera Infancia de amplio espectro –AEPI, constituye una herramienta ó paso inicial para sentar las bases de un mundo mejor, que con toda seguridad, sí es posible, así que reitero mi saludo al Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social – MIDIS y al Gobierno Regional de San Martin por haber acordado desarrollar un trabajo técnico y coordinado para afrontar este problema en nuestra región. Hay que estar vigilantes, a fin de que esta apuesta por dar un salto al futuro no termine, en una estafa política como la denominada “región verde” ó ese mensaje lírico “cero corrupción”.

Continúa leyendo