Hay Indiferencia de autoridades para conservar el bosque seco


seco

Los traficantes de madera siguen actuando sin escrúpulo en el Huallaga Central, deforestando el bosque seco tropical, a vista y paciencia de las autoridades regionales y de la Comisaría de San Pablo; denunció José Jorge Isuiza, Apu de Yaku Sisa, en la jurisdicción del distrito de San Pablo, provincia de Bellavista.

“Lo que pretenden es desaparecer el Ampinakuna Sacha, un área de 2 mil 356 hectáreas que las comunidades nativas se empecinan en proteger desde hace varios años, sin embargo las autoridades competentes demuestran lo contrario”, explicó el dirigente indígena.

“Resulta sorprendente la poca conciencia ambiental de las autoridades locales y policiales, cuando ven pasar por sus narices, camiones repletos de madera ilegal”, mencionó un poblador de distrito de Consuelo.

“El bosque seco es único en la región y el país, y estamos decididos a seguir en su defensa. Las comunidades nos damos cuenta que para las autoridades regionales no significamos nada y sólo se acuerdan de nosotros en tiempo de elecciones”, recalcó el presidente de la Federación Kichwa Huallaga Dorado (FEKIHD), Bequer Tuanama Lumba, quien anunció que las comunidades nativas se pondrán en pie de lucha para hacer valer sus derechos ante los traficantes ilegales, amparados por ciertas autoridades locales y regionales que se hacen cómplices de flagrantes delitos ambientales.

En medio de todo ello, sin embargo hay que felicitar el apoyo de la Policía Ecológica, por ser la única institución que hizo presencia en la zona para verificar y certificar los daños ocasionados por los traficantes de madera, señaló finalmente el presidente de la FEKIHD.