YOGA: CULTURA INTEGRAL HACIA EL BIENESTAR

 YOGA: CULTURA INTEGRAL HACIA EL BIENESTAR

YOGA: CULTURA INTEGRAL HACIA EL BIENESTAR

Lic. Christian Marquina Alván (*)

¿Cómo curarse de las enfermedades? ¿Cómo desarrollar armónicamente nuestros potenciales? ¿Cómo mejorar nuestra vitalidad física, mental y emocional? ¿Cómo contribuir a una sociedad constructiva? Seguramente, en algún momento de nuestras vidas han pasado (o pasarán) por nuestras mentes estas importantes interrogantes.

Bien decía el Dr. David Juan Ferriz Olivares: “La felicidad real ciertamente se basa en un hecho primordial: LA SALUD, entendiento esto en su más amplio sentido, o sea, tanto en lo que se refiere a la belleza física como al equilibrio psíquico.” En este sentido la milenaria ciencia YOGA toma su lugar en nuestros días como la cultura física y holística más importante para restablecer el equilibrio y la salud a nivel personal y social en el mundo o, en palabras de este autor: “la yoga debe cumplir SU VERDADERO PAPEL sobre la tierra para contribuir a un mundo más sabio, más pleno y más equilibrado”.

En efecto, con miles de años de antigüedad en América (sic) la ciencia Yoga no deja de sorprender por sus beneficios. En varios hospitales del Perú y del mundo los asegurados pueden tratar sus dolencias con este sistema si sus médicos así lo deciden.

“Completa relajación del cuerpo y del espíritu, fuerte contracción del organismo para proporcionarle una vigorosa resistencia, profunda concentración para que el espíritu adquiera un poder de control sobre la materia, respiración dinámica rejuveneciendo el cuerpo y disciplinando el espíritu, tales son las bases de esta técnica milenaria.”

Mediante el estiramiento y técnicas adecuadas de respiración (pranayama), la gimnasia Yoga por ejemplo, nos permite no solo relajar y mantener en forma nuestro cuerpo sino que puede prevenir y curar dolencias.

La medicina occidental solía desligar las dolencias físicas de los males psíquicos y tratarlos por separado. La Yoga es un sistema de vida cuyo nombre en lengua sánscrita significa justamente lo contrario: UNIÓN. Los médicos investigadores modernos han redescubierto los beneficios de esta ciencia afirmando que fortalece la estructura orgánica (huesos, músculos, órganos) y genera un equilibrio entre las partes física y psíquica del ser humano. No se trata tan solo de practicar ejercicios y posturas, sino de adoptar un SISTEMA de VIDA más sano.

Cuando nuestro cuerpo se encuentra contaminado por sustancias y alimentos nocivos, NUESTRA MENTE Y EMOCIONES TAMBIÉN SE AFECTAN. La depresión, la angustia, la ansiedad (síntomas del stress) se generan por un mal estado de nuestros órganos internos.  A su vez este tipo de emociones generan irritabilidad, cólera y sentimientos insanos que provocan las diversas enfermedades cómo artritis, desórdenes hepáticos, digestivos, urinarios, respiratorios, entre otros.

Los antiguos Yoguis (practicantes de yoga) tanto de las culturas americanas como de todo el mundo, eran ejemplo de buena salud. Pero no solo realizando asanas (posturas) de la Yoga se mantenían saludables, sino porque adoptaban estas prácticas como parte de un sistema de vida que incluye una forma de pensamiento, alimentación completamente natural y saludable, estudio e investigación constante y ejercicios corporales y de voluntad.

Aún muchos piensan que la Yoga sirve solo para lograr concentración para la meditación (!!), no se le relaciona con ejercicios físicos y estudio o investigación científica, ni mucho menos con un sistema aplicable a cada aspecto de nuestra vida. Sin embargo cada vez más la medicina lo recomienda como una práctica saludable e inofensiva (independiente de su filosofía) cuando es bien realizada. Incluso hay compañías de seguros que fomentan su práctica enviando a sus asegurados a las clases en el Centro Cultural de Yoga “Jñanakanda”.

Empezar a practicar esta gimnasia no es complicado. TODOS podemos hacerlo siempre que informemos a los docentes de los males que nos aquejan. Esto no solo evitará hacer ejercicios que podrían causarnos algún problema, sino también seleccionar las posturas que ayudarán a solucionar nuestras dolencias físicas y psíquicas. La comunicación entre alumnos y docentes debe ser constante.

Joy Gonzaga, profesora de Yoga en el Centro Cultural “Jñanakanda” de Tarapoto sostiene que lo fundamental en esta gimnasia es la respiración pues ayuda a la persona a relajarse, trabajar más tranquilamente y hasta descender el ritmo cardíaco cuando se encuentra elevado. Alumnos afirman que antes de practicar Yoga era esclavos de los inhaladores por el asma. Pero no hay que pensar que la yoga reemplaza a la medicina. Más bien es un COMPLEMENTO a los tratamientos médicos y ayudará a reducir la ingesta de fármacos y tal vez hasta prescindir de ellos pero únicamente si el médico así lo indica.

Como docente de yoga durante más de 10 años puedo decir que esta gimnasia y sistema de vida favorecen no solo a los músculos y espalda sino TODOS LOS SISTEMAS DEL CUERPO. Por medio de los automasajes que se realizan con las distintas posturas de esta gimnasia, las glándulas endocrinas son bien estimuladas. De esta manera mejora la digestión, circulación e incluso el sistema inmunológico. En otras palabras estas posturas generan masajes terapéuticos que el Tai Chi o el Pilates, jamás pueden proporcionar, de ahí que podemos comprender por qué LA GIMNASIA YOGA ES AMPLIAMENTE SUPERIOR A CUALQUIER DEPORTE Y TÉCNICA EXISTENTE. Cursos permanentes en Tarapoto: Centro Cultural de Yoga “Jñanakanda” -Institución Cultural Mundial- Jr. Gregorio Delgado 340 Tlf. 520413.

 

Continúa leyendo