¡Basta de cojudeo!

 ¡Basta de cojudeo!

Pastillas para no dormir

Por: Alonso OcampoALONSO OCAMPO

Recuerdo una conversación con el director periodístico de este diario que me manifestaba que le causaba admiración el orgullo sin igual que siente un moyobambino al hablar de su tierra. Concluía categóricamente que no conoce a nadie más orgulloso de su tierra que el moyobambino.
El paro moyobambino de hoy jueves 25, es resultado de una serie de promesas incumplidas, compromisos ignorados y básicamente es un llamado enérgico que hace la sociedad civil a un gobierno regional que en su segundo periodo ha cometido más yerros que aciertos y a un gobierno local que aún no encuentra el rumbo. Esta medida de protesta también es un renovado compromiso de dignidad de un pueblo de rica historia y enorme potencial de cara al futuro.
Muy pocos conocen que en Moyobamba se dio el grito libertario luego de tan solo 21 días de la Proclamación de la Independencia por el General San Martín, casi inmediatamente juró las bases constitucionales de 1822 y la Constitución de 1823. En 1824, cuando comienza a tomar cuerpo el desconocimiento a los derechos del Perú sobre los territorios del Oriente, como consecuencia tardía del juego político que había hecho Simón Bolívar a favor de la Gran Colombia, las autoridades de Moyobamba hicieron una pública declaración de su nacionalidad peruana con el fin de despejar las dudas que se insinuaban en el exterior por parte de los vecinos norteños sobre el efectivo dominio del Perú en la región amazónica. “Moyobamba, capital del actual departamento de San Martín, ha tenido durante mucho tiempo, en lo legal y en los hechos, la condición de ciudad capital de toda la región oriental y por tanto ha cumplido un papel de primerísima importancia en la defensa de los derechos territoriales del Perú” (Roger Ravines, Federico Kauffman Doig y Jorge Basadre- Atlas Departamental del Perú-PEISA-2003).
En seis años al frente del GORESAM el presidente César Villanueva con su voz suave y discurso pausado ha venido burlándose de Moyobamba hasta el punto de acuñar una nueva frase que seguramente será parte del baúl de los recuerdos vergonzosos de su gestión como aquella de “región verde”, “tolerancia cero a la corrupción”. Apunte la nueva e ingeniosa expresión de la cúpula del GORESAM “las obras no están totalmente paralizadas” (refiriéndose al Puente Motilones y al Embarcadero de Tahuisco).
Resulta claro que dentro de un estado de derecho debemos respetar la decisión de aquellos ciudadanos y medios de comunicación que no apoyan esta medida de fuerza, sin embargo a estas alturas del partido resulta válido preguntarles si creen que es justo el trato que se le viene dando al Alto Mayo. Aún no está concluida pero todo indicaría que la obra de desagüe de Rioja tendrá iguales o mayores problemas que las obras de saneamiento de Jepelacio o Juanjui. A quienes sucumbieron ante las autoridades por motivos publicitarios, laborales, solo queda decirles que el gobierno regional de Nueva Amazonía y el gobierno local del APRA no serán eternos y que más bien es momento de comenzar a lavarnos la cara y demostrar que somos parte de un pueblo digno que se rebela ante la injusticia y la incompetencia.
Quienes piensan que tener como vicepresidente y gerente general del GORESAM a dos ciudadanos moyobambinos le ha significado algún tipo de ventaja o privilegio especial a la capital departamental se equivocan rotundamente ya que además de hacer uso de un relativo poder burocrático no hay mucho más que mostrar.
Esta medida de fuerza nos dejará para el recuerdo la lucha dispareja entre una economía escasa pero con inmensa riqueza en voluntad y amor por su tierra como la del FEDEIMAM enfrentándose a un poderoso Gobierno Regional que llenó las radios y canales de televisión con publicidad engañosa para “desinflar” un paro que muchos consideramos absolutamente justo y reivindicativo.

Continúa leyendo