De Tinta y Papel

 De Tinta y Papel

 

Exquisitez culinaria
huallaguina

 

Luis Ordoñez

La calidad y diversidad culinaria peruana es reconocida en el mundo. Así, en la costa, en la sierra y en la selva hay diversidad de comida, que es la delicia de los paladares humanos. Pero, en la provincia de Huallaga, de la región San Martín, la exquisitez culinaria es especial.
Hace poco, visitantes recorrieron la región. Todos quedaron admirados de la rica comida sanmartinense. Pero, los elogios sobresalientes recibieron los huallaguinos. En Tingo de Saposoa saborearon jugo de naranja al paso. En Sacanche turrón de maní. En El Eslabón panes sabrosos. En Piscoyacu la dulzura de las naranjas. En Pasarraya café humeante. En Saposoa encontraron Cecina y chorizo de color y sabor natural, preparado por Juana Pérez y Rosa Salas. Rosquete especial, preparado por Rosa López, Ana Ríos y Ana Saldaña. Queso hecho con jugo de limón, preparado por la empresa Frudolac y Olmedo Panduro. Panes especiales preparados por Ana Ríos. Chicha de maíz hecha por Leovina Shupingahua, toda una delicia. Relleno exquisito hecho por Rosa Salas. Chocolatería diversa preparada por bellas mujeres integrantes de la Cooperativa Watmitech, con granos de cacao producidos en sus chacras. Café humeante con cuerpo y aroma, de granos procedentes de las parcelas de agricultores de la provincia, preparado por guapas señoritas de la Cooperativa Gran Saposoa.
La sostenibilidad de estas actividades se sustenta en el mercado selectivo a nivel nacional. Desde el centro de producción se despacha a Huaral, Lima, Tarapoto, Estados Unidos. El tiempo de producción es de decenas de años . El mantenimiento del producto en su mercado selecto, se debe a la calidad homogénea de producción; no obstante, la variación del precio, como consecuencia del costo de producción.
Rosa López fue invitada a Tingo María en una oportunidad, con la finalidad de enseñar a otras mujeres la preparación de sus agradables rosquetes. La enseñanza fue casi en su totalidad, dándole Rosa López el toque del sabor, que es el secreto patentado por ella y para ella misma. Las alumnas persistían con avidez la necesidad del aprendizaje completo; Rosa López fue renuente en mantener el secreto.
Quizá, la inyección de recursos financieros podría mover las economías de estas familias, a fin de agrandar la empresa familiar en otra de mayor magnitud. Así, con adecuado marketing se ampliaría el mercado, el procesamiento artesanal se convertiría en procesamiento industrial, con maquinarias y equipos modernos. Empero, las mismas personas serían las que dirigirían el contexto general de las empresas.
La exquisitez culinaria huallaguina va de la mano con la calidad alimenticia. El queso se hace con limón y sal. Los rosquetes se hacen con huevos de gallinas de chacra y almidón producido en la provincia. La cecina, el chorizo y relleno con carne y elementos de cerdo de la misma provincia. El pan especial se hace solo con huevos de gallina de chacra. La chicha de maíz paisano, con granos producidos en la provincia; aunque algunas personas elucubran, en el sentido que la mishquina que le da el verdadero sabor agradable, posiblemente sea la masticadita de Leovina, que transmite el néctar de sus labios a la fermentación natural de la chicha, como hacían antes las abuelitas lindas en la provincia; y que con esa chicha, los hombres fuertes trabajaban en la chacra. En fin, esta exquisitez culinaria huallaguina, además de nutritiva es sana y agradable.

Continúa leyendo