domingo, mayo 22, 2022

Los Wiwaneros y sus andanzas

Con el término regional “Los Wiwaneros” nos identificamos un grupo de tarapotinos que aman a su ciudad y que consideran que mantener vigente nuestro regionalismo es parte de nuestra identidad. El término “wiwanero” adquiere connotaciones según como cada persona entiende la vida; mejor dicho, de acuerdo a lo que la gente tiene en su mente. Y nosotros entendemos que la vida se vive con humor, más aún en los tiempos tóxicos que vivimos, en donde todavía abundan personas que entienden la moral y las “buenas” costumbres como lo ordena el manual de Carreño.

En nuestras reuniones habituales contamos nuestras experiencias, reflexionamos sobre los problemas de nuestra ciudad y la incapacidad de los gobiernos locales para mejorar la calidad de vida de la gente, de nuestros quehaceres, de nuestros viajes, de nuestros personajes pintorescos –como Jorge Chinchín que, dicen, tropezaba en espuma y en alguna oportunidad se fracturó la columna al caerse al pretender subir a una mata de culantro–, de los “chaucheros”, que eran parte de la ciudad y sin ellos las cosas hubieran sido difíciles.

En una reunión, uno de ellos contó sobre su último viaje a Europa, visitando Francia, España e Italia. Emocionó al contarnos, a través del móvil, su visita a Paris, recorrer los Campos Elíseos, el Barrio Latino, la Torre Eiffel, el museo del Louvre, las orillas del río Sena, y esas calles con historia, y describirnos cómo son realmente los franceses, lamentándose no haber visitado los Bosques de Bolonia, un prototipo de bosque que promovemos pero que a ningún alcalde le interesa y ya no existen espacios donde instalarlo porque el Bajo Mayo se ha lotizado sin piedad. Sobre Roma, la “Ciudad Eterna”, nos dijo que era la urbe que más le impresionó.

Te puede interesar:  UNINT: La Primera Universidad de Síntesis

Tres de ellos contaron sobre sus visitas a los Estados Unidos, especialmente a la Florida, que es la zona más latina y donde no es problema el idioma, pero que, de todas maneras, hablar el inglés facilita muchas cosas para no depender de otros. Los tres incidieron sobre el cumplimiento de las reglas de tránsito, algo que en Tarapoto es impensable y donde los alcaldes son ciegos, mudos e indiferentes ante los problemas de la ciudad. Nos enteramos que la ciudad de Sarasota, al sur de Tampa, se está tarapotizando porque radican en esa ciudad una comunidad bastante significativa de nuestros conciudadanos, tanto que ahora la conocen como Tarasota.

El quinto Wiwanero nos contó sobre su viaje a Ámsterdam, una ciudad donde la libertad sexual está bastante extendida y el servicio sexual se practica sin muchos miramientos, lo que no deja de ser un estímulo para darnos una vuelta por ahí. También nos contó que, en Madrid, era “caserito” de la Calle la Montera, donde esperan a sus clientes esas deliciosas pícaras españolas.

Entonces me llegó el turno para contar sobre mis andanzas. Como no había viajado al extranjero, a lo más a Arica, Chile, me explayé sobre la geografía de los valles del Ponaza, del Mishquiyacu, del Chumbaquihui, de Curiyacu, del Chipaota y Shatuyacu. Algo es algo. (Comunicando Bosque y Cultura).

Artículos relacionados

Mantente conectado

32,993FansMe gusta
3SeguidoresSeguir
1,796SeguidoresSeguir

últimos artículos