jueves, mayo 19, 2022

QUEDARSE SIN SOGA Y SIN CABRA

-Dónde está el amor,
-El amor está en ti,
-Quiero que el amor esté en
todos,
-Primero debe estar en ti para
que esté en todos.
-Quiero la felicidad de todos,
-Mentira, es hipocresía, tú primero sé feliz para que puedas
transmitir felicidad a otros.

Un psicólogo recibe a un joven en su consultorio:

-Estoy enamorado de dos mujeres, las quiero a las dos; pero temo quedar sin soga y sin cabra.

-El psicólogo: no sabes lo que quieres muchacho; tú tienes pasión a las dos, pero no tienes amor. La pasión te mueve supuestamente amar no solamente a las dos, sino también a tres, a cuatro, a cinco, hasta el infinito; tienes que definir posiciones: o amas a una o no amas a ninguna.

El joven sale cabizbajo del consultorio del psicólogo. Piensa en una de ellas, luego en la otra. Pone en cálculo la actitud de cada una de ellas. De mil maneras se pregunta: por qué no ordeno mi vida. La vida tiene un orden armonioso si sabemos pensar correctamente. Si continúo esta realidad nada ejemplar, no me espera nada bueno el futuro.

-El futuro es hoy,
-No me importa, quiero vivir mi presente.
-Mentira, ni siquiera el presente estás viviendo; tú estás viviendo el pasado y vives del pasado.

Topa la puerta de una de sus amadas. La puerta se abre. Es ella; queda parado al borde de la puerta. Hubiese querido entrar, abrazarla, besarla, decirla de una vez lo que tanto le ama y llevarla a la cama. No puede, da un paso atrás. Ella estaba en los brazos de otro hombre. Así como salió cabizbajo del consultorio del psicólogo.

Te puede interesar:  El Estado Canalla y la Democracia Estéril

Avanza unos pasos más con la gacha cabeza que le da mil vueltas. Maldita sea, yo que creía en su cierta relativa humildad, mira de qué manera me paga. Camina unos pasos más. Piensa en la otra posibilidad. A estas horas se le encuentra en su casa. Compra en una florería un regalito. Emprende camino a la casa de ella.

Topa la puerta. La puerta lentamente se abre. De un pequeño resquicio mira para su triste lamento los besos apretados de la mujer que le tenía como segunda posibilidad.

-Noooo, reacciona, ¡ya carajo, basta conmigo mismo!

En el amor no hay posibilidades ni opciones de ninguna categoría. Solamente hay la aceptación de tu propia realidad y la realidad de los demás.

El joven viaja a España al siguiente día, en su trayecto va pensando:

-Debo consagrarme a la política o al evangelio; quiero transmitir a la sociedad la verdad sobre todas las cosas.

-Tampoco te engañes con la política o el evangelio, tienes que saber decidir ahí también, o bien eres un instrumento de la política para el robo y la corrupción, o bien eres un ejemplo de hacer política.

-Mentira, nadie hace política sana en el país, todos apuntan a acomodarse económicamente de una manera ambiciosa, y esto los lleva a cometer un montón de acciones ilícitas.

-Solo te quedaría el evangelio; pero también aquí tienes que saber consagrarte y vivir acorde de las sagradas escrituras, de lo contrario te conviertes también en un instrumento de satanás antes que instrumento bendito de Dios.

Artículos relacionados

Mantente conectado

32,933FansMe gusta
3SeguidoresSeguir
1,795SeguidoresSeguir

últimos artículos