viernes, enero 21, 2022
spot_img

CONOCIENDO NUESTRO ORGANISMO: EL HÍGADO

El hígado es un órgano muy importante que está presente tanto en el ser humano, como en los animales vertebrados.
Estamos acostumbrados a echarle la culpa al hígado de muchas cosas…
Si tenemos mal aliento… Es el hígado
Si nos salen ampollitas en las manos… Es el hígado
Si tenemos las palmas amarillas… Es el hígado
Si se reniega mucho… Es el hígado…
Nada más injusto con este órgano tan noble e importante.
Conoceremos más sobre el hígado y las funciones que cumple en nuestro organismo.

EL HÍGADO

Está situado en la parte superior derecha del abdomen, debajo del diafragma.

Forma y segrega la bilis, esencial para la digestión de las grasas y cuenta con otras muchas funciones, entre ellas la formación (síntesis) de proteínas, almacenamiento de vitaminas y de la glucosa y también, función desintoxicante.

Es responsable de eliminar de la sangre diferentes sustancias que puedan resultar nocivas para el organismo entre ellas el alcohol.

La ausencia de hígado o su falta de funcionamiento es incompatible con la vida.

CURIOSIDADES SOBRE EL HÍGADO

El hígado es el 2° órgano más grande de nuestro cuerpo, después de la piel.
En promedio, pesa un poco más de 1 kilo (entre 1.3 y 1.5 kg).
En adultos, tiene un tamaño aproximado de una pelota de fútbol.
En su origen, los griegos llamaban a este órgano “hépar” (derivan términos como “hepático”, “hepatitis” o “heparina”).
La palabra hígado proviene de una técnica gastronómica.
Los franceses alimentaban a las ocas con higos, lo que producía inflamación del hígado de las aves, consecuentemente, un aumento del tamaño y según los franceses, tenía un sabor mucho más agradable.

Su metabolismoes muy complejo.

Cumple más de 500 funciones: control de las infecciones, el bloqueo de toxinas, producción de proteínas y hormonas, ayuda en el proceso de coagulación, producción de bilis, etc.

Te puede interesar:  SEGUNDA PARTE: LOS POLÍTICOS, UNO DE LOS MUCHOS RESPONSABLES

En nuestro cuerpo, aproximadamente el 10% es tejido adiposo (es decir, grasa).

Cuando este porcentaje aumenta sin control, podemos estar ante la presencia de un «hígado graso».

Este hecho nos hace más vulnerables a desarrollar diabetes del tipo 2.

Nuestro hígado tiene una capacidad increíble: se regenera.

Por eso es que se puede trasplantar solo una parte de él.

Así, cuando una persona dona, por ejemplo, la mitad de su hígado, podrá recuperarla con el paso del tiempo: el propio hígado se encargará de regenerarla.

Cuando nuestro hígado tiene problemas, pueden presentarse muchos signos y síntomas (oscurecimiento de la orina, pérdida del apetito, náuseas y vómitos, diarrea, ansiedad y depresión, fatiga), que deben ser evaluados adecuadamente para poder llegar al diagnóstico correcto

EL CEREBRO DEPENDE DEL BIENESTAR DEL HÍGADO.

El hígado cumple una función muy importante como regulador de glucosa y amoníaco en el plasma sanguíneo.

Si los niveles de estas dos sustancias se acumulan en la sangre, aparece una enfermedad que afecta al sistema nervioso y al cerebro, conocida como encefalopatía hepática, la cual produce síntomas de ansiedad, cambios de personalidad, confusión e incluso el coma.

El exceso de consumo de alcohol daña directamente las células hepáticasy así afecta el funcionamiento del hígado.

Si se toma alcohol en exceso, el hígado es incapaz de procesarlo y se daña.

El daño puede terminar en el hígado graso, hepatitis alcohólica, cirrosis hepática y la muerte.

El hígado produce una sustancia llamada bilis.

Durante la digestión, el intestino extrae todos los nutrientes que contienen los alimentos.

La bilis, producido por el hígado, ayuda al cuerpo a disolver la grasa, para que pueda ser absorbida y entre en el flujo sanguíneo.
La bilis es una sustancia espesa y de color amarillo verdoso. que se encuentra en la vesícula, donde se almacena hasta la hora de comer, cuando la vesícula se contrae, vacía y drena la bilis en el intestino para digerir las grasas.
La bilirrubina es un pigmento amarillo que se libera normalmente cuando se “rompen” los glóbulos rojos y el hígado se encarga de eliminarla.

Te puede interesar:  QUEDARSE SIN SOGA Y SIN CABRA

Pero cuando el hígado es incapaz de realizar estas funciones y se elevan los niveles de este pigmento, puede reflejarse en la parte blanca de los ojos un color amarillo también conocido como ictericia.

La hepatitis (tipo A o B), es una de las enfermedades que afecta el funcionamiento del hígadoy produce ictericia.
Los tratamientos para la “limpieza del hígado” NO tienen una base científica.

Numerosas promociones, anuncios y propagandas sensacionalistas destacan diferentes opciones de dietas, jugos o comidas milagrosas que tienen un efecto beneficioso para el funcionamiento de tu hígado.

Hasta hoy no existen evidencias científicas que respalden estos criterios.

Hasta la próxima semana…

Pueden sugerir temas a tratar, a través del correo electrónico o al WhatsApp del celular que figura al pie de este artículo.

Dr. HÉCTOR PEREDA SERNA. PEDIATRA

Consultorio: Jr. Benavides 708-A. ZARAGOZA Moyobamba

Atención:            lunes a viernes:  Mañanas:  de 09:30 am. a 12:30 pm.

Tardes:     de 4 pm a 7 pm.

Celular para citas: 933 839 979

Celular 999 962 366

Fanpage: Héctor Pereda Serna – Pediatra

Artículos relacionados

Mantente conectado

3SeguidoresSeguir
1,749SeguidoresSeguir
- Advertisement -spot_img

últimos artículos