CAMBIO DE SISTEMA EDUCATIVO

 CAMBIO DE SISTEMA  EDUCATIVO

Mucha gente se queja del bajo nivel de gestión de nuestros gobernantes, de los gobernadores regionales y alcaldes. Y mucho más de congresistas, de nuestros legisladores, que muchos de ellos llegan a ocupar sus curules sin más preparación y vocación que el de hacer fortuna fácil; sin ni siquiera darse cuenta el de haberse convertido en peones baratos de los grupos de poder, agrupados en la CONFIEP.

Todo esto gracias al bajo nivel de nuestro sistema educativo y, consecuentemente, a la despolitización de la ciudadanía, que termina eligiendo, siempre, a sus propios verdugos. Lo cual es comparable al cordero que busca amparo en el lobo, o al ratón que lame sus bigotes al gato; manipulada su conciencia por una prensa neoliberal.

Porque nuestro sistema educativo, amarrado a oscuros intereses foráneos y criollos, es incapaz de formar ciudadanía crítica, apta para el ejercicio de su soberanía; diseñado tan solo para producir un ejército de mano de obra barata, robotizada y resignada ante el abuso del poder.

Pues, en otras palabras, el fin supremo y subliminal de nuestra educación es la preservación del estatus quo, del viejo “orden establecido”, antidemocrático y opresor; mediante modelos educativos colonizadores impuestos por el banco mundial. El cual arroja como consecuencia, la inestabilidad política azuzada por los sectores que temen perder sus privilegios ante el despertar de los pueblos, en medio de la pandemia.

En ese sentido, las llamadas reformas educativas solo fueron reformas de formas metodológicas y evaluativas, copia y calco de los modelos importados; pero que nunca tocaron el fondo del asunto, que pudieran implicar cambios sustanciales en nuestra sociedad. Reformas en los que los maestros siempre cumplieron un rol pasivo, sujetos a normas rígidas dictadas desde la metrópolis del centralismo.

Te puede interesar:  ANTIBIÓTICOS – EMBARAZO – LACTANCIA MATERNA

Si el presidente Castillo quiere cumplir con su promesa de cambios, primero debe entender que lo que el Perú necesita son cambios profundos, y no simples paliativos transitorios; y segundo, que es prioritario una política de descolonización mental y cultural; y luego romper viejos paradigma para poder cambiar nuestra realidad.

Porque desde la llegada de los españoles a América hemos visto al mundo desde la óptica euro centrista; y la historia oficial, distorsionada, solo desde el punto de vista del vencedor hispánico y de los grupos dominantes a lo largo de la república.

Además, debe comprender que es imperativo la descentralización educativa; puesto que el Perú, lejos de ser uniforme, se característica por su heterogeneidad geográfica y diversidad étnico-cultural. Por lo que es imprescindible conocer y valorar nuestras múltiples potencialidades naturales y culturales e implementar capacidades afines, para viabilizar nuestro desarrollo auténtico y sostenido. Particularmente la Amazonia en cuya bastedad territorial y mega diversidad biológica están puestas los ojos del mundo. Pero que, sin embargo, pese a ello, nuestra larga historia y nuestra fabulosa cultura ancestral siempre han estado excluidas del sistema curricular.

Y, por último, para que dicho cambio sea más más acorde al sistema democrático y la libertad de conciencia, nuestra educación debe ser completamente laica.

Continúa leyendo