las cejas, enmarcan la mirada. algunos consejitos…

 las cejas, enmarcan la mirada. algunos consejitos…

cejas

Las cejas, encargadas de enmarcar la mirada, juegan un papel importante a la hora de embellecer los ojos. “Un buen diseño de cejas puede cambiar totalmente la expresión del rostro. La altura, la longitud y el espesor son algunos de los aspectos que se pueden modificar”.
Aunque el diseño debe ser personalizado, las tendencias dictan que las cejas se llevan con un grosor medio, ni finas ni demasiado gruesas, con un ángulo suave pero marcado. Se desestiman las cortas, ahora deben sobrepasar el extremo externo del ojo y con una separación entre ellas que armonice con el grosor de la nariz y la proximidad de los ojos.
Para realizar un diseño correcto, lo ideal es recurrir a un experto que estudie las facciones e indique lo que más le favorece. Importante es tener en cuenta la forma natural de la ceja, la edad de la persona, los rasgos del rostro, el óvalo facial, el tamaño y forma de los ojos y la imagen que se quiere proyectar.
Unos ojos demasiado juntos o pequeños necesitan unas cejas separadas. Si la nariz es ancha, las cejas deben estar más juntas. El rostro requiere unas cejas angulosas y si es anguloso deben tener una suave onda.
De la misma forma, una cara muy ancha necesita unas cejas cortas y un rostro muy estrecho unas más alargadas. “Cuando el problema es un exceso de volumen en un rostro con ojos muy oscuros, pelo negro y rasgos muy raciales, lo ideal es despoblar las cejas para suavizar esos rasgos”.
Una vez decidido el diseño, hay que tomar las medidas de la ceja. “La ceja tiene tres puntos. El primero, desde la mitad de la aleta de la nariz en línea recta. El segundo, desde la punta de la nariz pasando por la pupila del ojo y el tercero desde el centro de la nariz pasando por el extremo del ojo. La mejor forma de conseguir precisión es hacerlo con pinzas y quitar los pelitos uno a uno”.
Con la edad el crecimiento del pelo de las cejas se retarda y es muy frecuente las cejas despobladas. En ese caso, lo ideal es realizar micropigmentación, que consiste en introducir con una fina aguja un pigmento del color de la ceja bajo la piel de forma que parezca una ceja natural. Si lo realiza un buen profesional, el resultado es muy natural.

Continúa leyendo