Agüita de coco

 Agüita de coco

En solo cuestión de segundos, todo cambió. Ahora mi pulso se acelera inmovilizando cada uno de mis sentidos. La presencia de sudor debilita y terminó falta, a veces quiero tirar la toalla, sin embargo, debo sentir todo esto y continuar, porque no hay tregua que mitigue estas subidas que nos quieren volver locos.

Hace un par de días la ola de calor viene alborotando a más de uno en toda la región San Martín, con 37 grados centígrados y con una sensación térmica de 40, todos terminamos alborotados y en el intento de sobrevivir, terminamos agonizando.

Esta actual ola de calor que se extenderá un par de días, ha evidenciado la falta de capacidad de respuesta de la población para mitigar las altas temperaturas, ya que en el afán de querer refrescarse, optan por salir a bañarse en los ríos y lejos de encontrar tranquilidad, lo que encuentran es la muerte.

Cada año en la misma temporada, se conoce de personas a quienes encuentran ahogadas en los ríos, situación que podría prevenirse, no solo por el cuidado de la población, sino por la capacidad de gestión en prevención de las autoridades.

¿Ardemos?, sí y mucho. Un chapuzón en casa y un par de litros de agua ayudan a calmar lo que sentimos. Pero las cosas no son tan simples. Y es que vivir en una ciudad naturalmente embriagadora, nos incita a salir de casa para perdernos en las aguas del río, sin tener en cuenta que una creciente podría arrebatar a un ser querido en cuestión de segundos.

Los climas tropicales son perfectos para soportar olas de calor y son sus moradores, los que intentan adaptarse a esos cambios, terminando así con su existencia.

Te puede interesar:  Menopausia y Climaterio 2da. parte

Hace dos días falleció un jovencito, quien se divertía en el río con sus amigos, su cuerpo apareció a un extremo un día después. Este es un caso más de los tantos que se hace público y que nos deja una lección: cuidarnos.

Un informe suizo, reveló: “Para el 2060, los días más calurosos en un verano promedio podrían ser hasta 5,5° más altos que en la actualidad. Esto se explica en parte por el hecho de que se evaporará menos agua y se enfriará el suelo porque habrá menos humedad”. Situación que preocupa, sobre todo por vivir en una región que cada día evidencia las consecuencias del cambio climático.

Es San Martín una de las regiones que se ve afectada por los aumentos severos de las temperaturas extremas. Esta tendencia ha sido evidente incluso en las últimas décadas y es muy probable que continúe en el futuro.

¿Qué hacer? Si se conoce que durante esta temporada del año la temperatura sube sin control y que las personas buscan refrescarse sin tener control sobre sus vidas. Las autoridades deberían implementar estrategias para actuar de manera inmediata, evitando así tragedias.
La creciente de un río se da por la precipitación en la cabecera de los ríos, lo que ocasiona el desborde de los mismos, que se lleva todo a su paso, incluso a bañistas. Si los bañistas fueran advertidos del peligro que corren mientras se bañan, podrían concientizarse y así no tendríamos muertes que lamentar.

Una estrategia de alerta a través de teléfonos móviles que nos indique que se corre peligro al estar en los ríos, tal y como se utiliza en las playas al colocar banderines que señalan en qué intensidad se encuentra el mar. Que se avise sobre una creciente, puede salvar muchas vidas y sería mucho más efectivo si la alerta sobre una creciente se ejecute en el momento exacto que ésta inicia. Esto se puede lograr con un trabajo articulado de las municipalidades locales y la provincial.

Te puede interesar:  HACER LAS PACES ES NUESTRO DEBER

No dejemos que esta ola de calor nos perjudique, al contrario, tengamos como excusa las altas temperaturas para andar con ropa más ligera. Así que, no te desesperes, no busques el peligro y calma tu ansiedad. Yo quiero tomar mi agüita de coco…y ¿tú?

Continúa leyendo