¿CUÁNDO EMPEZARÁ A CUMPLIRSE LOS OFRECIMIENTOS DE CAMPAÑA?

 ¿CUÁNDO EMPEZARÁ A CUMPLIRSE LOS OFRECIMIENTOS DE CAMPAÑA?

Si a los 100 días de gobierno de esta nueva gestión de Pedro Castillo, no da los primeros frutos políticos a favor de la clase social, largo tiempo defenestrada y olvidada, señal será que seguiremos los peruanos una vez más estafados, y no es para que la gente de la derecha diga: ahora aguanten, la china hubiera sido la solución.

No señor, el fujimorismo nunca fue alternativa de solución para el país, porque armaron cuando eran gobierno en contubernio con toda la clase políticas de la derecha, toda una organización para beneficios personales, que hoy fuera de control absoluto del gobierno, lo vienen sintiendo con extremas actitudes de resentimiento y que la gente de la calle de esta especie felona se hace llamar la “gran resistencia”.

Centrémonos en lo que tenemos ahora. Tanto tiempo hemos esperado los peruanos del Perú profundo para ver cambios de verdad. No cambios de apariencia, como el mal hábito del uso del sombrero que lo personifica al hoy presidente del Perú.

Ciertamente estamos divididos en tres características de vida social: costa, sierra y selva. Cada escenario geográfico de estos lugares tiene su propia singularidad, pero también grandes prejuicios de actitud como el creerse superior (sobre todo los de la costa), sobre las demás regiones, con miramiento muchas veces de rechazo contra los hábitos de la gente de la sierra y selva.

Prejuicios geográficos y sociales que tenemos los peruanos aprovecha la gente de Lima para revelar su pobre identidad y sentirse como si viviera en el extranjero sin vivir su propia realidad nacional que desconoce y rechaza y como tal se convierte en un pobre infeliz en cultura de identificación.

Te puede interesar:  El lobo imaginario de una oposición funesta

A este rechazo se abona la “identidad simplista” del presidente Castillo al pretender ser símbolo de identidad utilizando un sombrero. A esta falsa identidad llegamos precisamente por culpa del mismo ciudadano peruano.

Por ejemplo, si un candidato tiene la piel blanca, el rostro y la sonrisa simpática, buena talla y bien corpulento y que hable con el verbo florido, no importa que diga tonterías y mil disparates de verborrea, la gente le aplaude hasta la saciedad y da su voto por ese fanfarrón.

Ahora tenemos a un presidente que se corre ciertamente de la prensa, que habla poco o a veces no habla nada, tal vez porque no está seguro de lo que debe decir y si lo dice, de repente lo dice mal, mejor no hablo nada y me corro de las preguntas de la prensa. Seguramente esto es el análisis introspectivo y de fondo que se hace el presidente Castillo.

La apariencia no dice nada por la identificación de tu realidad o región, mil veces se le viera mejor a un Pedro Castillo sin sombrero como jefe de Estado, como se le vio cuando era dirigente sindical, libre de toda apariencia de identificación simplista y prejuiciosa. Para la campaña electoral podría haber estado bueno como diferenciación de los demás.

PONGALO EN SU SITIO A VLADIMIR CERRON.

Ahora como jefe de Estado, señor Pedro Castillo, debes diferenciarte de los demás jefes de Estado que tuvo el Perú; debes hacer la diferencia con los demás gobiernos que únicamente lo que les distinguió fue la corrupción al extremo que le llevaron al Perú a la bancarrota social y económica.

Usted señor Pedro Castillo que tanto dices defender al magisterio y a los maestros, a ver pues, marca la diferencia demostrando autoridad, capacidad de selección y decisión con tus ministros, que no te escojan otros para ministros ni mucho menos que no te impongan agentes externos a tu gobierno, como es el caso del recientemente juramentado ministro del interior y ministro de educación.

Te puede interesar:  DOS FACCIONES RESENTIDAS INTENTAN VACAR AL PRESIDENTE

En la campaña decías que vas a emprender una política contra la corrupción, al momento esto no se está cumpliendo; decías emprender políticas de nombramientos a los docentes contratados, hacer ciertas modificaciones a la reforma magisterial, emprender el pago de la deuda social a los maestros, la modificación o cambio total de la Constitución fujimorista y la segunda reforma agraria.

Si bien esta última en la ciudad de Cuzco se anunció por lo menos en teoría lo que debe hacerse con la agricultura en el país, que el campesino sienta que tiene un gobierno que vela por sus intereses.

Para algunos especialistas lo que el presidente manifestó lo hubiera reservado esta teoría para el último tramo, toda vez el mecanismo del cómo hacer la reforma aún no está implementada la logística práctica.

Si todo lo ofrecido es teoría, estamos los ciudadanos una vez más estafados y frente a un presidente también fanfarrón que no habla más que la actitud de su propio silencio y su falta de autoridad frente a un Vladimir Cerrón que viene implantando la agenda en algunas áreas de tu gobierno, señor Pedro Castillo.

Póngale a ese señor en su sitio, maestro, Pedro Castillo y verás los cambios positivos en tu gobierno y los éxitos que tendrás en el mismo para beneficio de los ciudadanos. Vladimir Cerrón será dueño de Perú Libre, pero no es dueño de los votos que a ti te llevaron a la presidencia del país.

Marca la diferencia en gratitud a los votos de los maestros y de millones de ciudadanos que te llevaron al sillón presidencial.

Continúa leyendo