Evergrande; crisis y repercusión

 Evergrande; crisis y repercusión

Las bolsas asiáticas sufrieron un desplome la pasada semana a causa de la alarma originada por la crisis de liquidez de una de las mayores empresas inmobiliarias asiáticas, Evergrande, que es a su vez la más endeudada del mundo, por lo que la posibilidad de que vaya a la quiebra ha extendido el temor de que su hundimiento arrastre a todo el sector, desatando un tsunami de quiebras en toda Asia si resultara incapaz de hacer frente a los intereses millonarios que deberá abonar esta semana.

Un colapso inducido

Los problemas dieron comienzo el pasado año tras la implantación por parte del gobierno chino de nuevas medidas reguladoras cuyo objetivo sería el de evitar el exceso de deuda en el sector inmobiliario y que además prohibirían la venta por adelantado de las promociones. Entre las pretensiones del gobierno de Pekín se encontraría también el evitar la burbuja inmobiliaria que constituye una de sus principales preocupaciones.

El descenso en su cotización ha situado a la empresa en su nivel más bajo en once años y el temor a las consecuencias que sus problemas financieros puedan tener en la estabilidad financiera del país y un posible efecto contagio no ha dejado de extenderse.

Debido a la escasez de efectivo, la empresa se ha visto obligada a paralizar la mitad de sus proyectos y está llevando a cabo un programa de desinversión y venta de sus promociones a precios bajos para intentar conseguir liquidez y renegociar los plazos para la devolución de sus deudas. Sin embargo, la situación es desesperada pues sus acciones han perdido una gran parte de su valor desde los máximos históricos alcanzados en el 2017, al tiempo que la agencia de calificación financiera Moody’s rebaja su crédito a bono basura.

Repercusión en las bolsas mundiales

Como era de esperar, la complicada situación en China ha tenido su efecto en las bolsas mundiales, tanto en las Bolsas europeas como en Wall Street, que empezaban la semana registrando importantes caídas mientras se hacía patente el temor de que la crisis se propagase a la totalidad del sector inmobiliario chino, como manifestaba Goldman Sachs, al tiempo que JP Morgan indicaba la necesidad de una intervención por parte del gobierno para impedir la difusión del caos a todo el sector.

Sin embargo, a juicio de otros expertos, es poco probable que el colapso se extienda a todo el sector inmobiliario, pues Evergrande no sería representativa de todo el sector -apenas un 3% o 4%- que al mismo tiempo está muy fraccionado. Sin olvidar que probablemente todo lo que está aconteciendo ya haya sido previsto por el gobierno chino quien tendría en mente no provocar quiebras sin control, sino optimizar la asignación de recursos expulsando a las empresas morosas.

El petróleo también se ve afectado

El precio del petróleo  fue otro de los afectados por la crisis de Evergrande, sufriendo una caída en su cotización ante la amenaza del desplome del gigante chino. No obstante, no podemos olvidar que éste no es el único factor que está influyendo en el movimiento de su precio pues otras variables como la inquietud ante los posibles cambios en el plan de estímulos de la Reserva Federal, la venta de las reservas de crudo por parte de China para influir en el mercado y la vuelta a la normalidad de la producción petrolífera en el Golfo de México tras el paso de los huracanes, son parte importante de la situación del barril.

Aunque en un escenario de incertidumbre, lo habitual es que el dólar sea considerado un refugio seguro, fortaleciendo su tipo de cambio frente a otras divisas y afectando al precio de las materias primas y especialmente al petróleo, según la opinión de los analistas, habrá de observarse el curso de los acontecimientos, la realidad es que el petróleo ha estado recorriendo una senda alcista desde el histórico desplome de su precio en abril del 2020 y que la OPEP+ mantendrá un incremento de la producción muy gradual. Así mismo, ha expresado su intención de mantener el precio del barril entorno a los 70 dólares durante el primer trimestre del próximo 2022, según ha manifestado el ministro de petróleo iraquí.

Continúa leyendo