¿Dónde está la razón?

 ¿Dónde está la razón?

Hace poco las redes sociales locales se inundaron de unos comentarios a favor y otros, más enfervorizados, en contra de las ciclovías. Los argumentos a favor son variados y muchos, y los argumentos en contra, valga decirlo, un poco menos. Un argumento en contra era que Tarapoto es una ciudad con subidas y bajadas pronunciadas que harían imposible el traslado en bicicleta. Creo que no se enteraron que existen bicicletas con cambios. Otros decían que el sol al medio día hacía imposible andar en bicicleta. En ese caso si se trata solo del sol, ni motos manejaríamos. Otro era que la ciclovía dejaría poco espacio para estacionar nuestros vehículos. Apreciación correcta ya que nuestras calles son muy angostas y ya sin ciclovía generaban congestión.

Cada lado tiene su parte de razón, pero creo que, en este caso, el problema es más profundo y es imposible expresarlo en un solo artículo. El planteamiento de una ciclovía busca generar nuevos espacios de transporte saludable y en generar menos contaminación ambiental. Su correcta implementación en ciudades como la nuestra ya es otro cantar, pero de que se puede, se puede, y ejemplos hay muchos. Solo aquí cerca, en Bogotá, ya existen 392 Km de ciclovías con sus horarios establecidos. Siempre leo las publicaciones de Dirk Janssen (ex embajador de Holanda en Panamá) donde contaba que también en su país había al comienzo posiciones en contra de la implementación de ciclovías. Ahora, el 84% de holandeses cuenta con una bicicleta y su desplazamiento es de los más seguros en el mundo, donde conviven junto a los autos.

Te puede interesar:  ¿CUÁNDO EMPEZARÁ A CUMPLIRSE LOS OFRECIMIENTOS DE CAMPAÑA?

Los cambios siempre pueden generar incomodidad al principio y eso hace que nos mostremos reacios a analizar la situación con cabeza fría. Por ejemplo, cuando se construyeron las primeras pistas de nuestra ciudad no habían muchas motos ni autos, pero acaso en ese momento alguien dijo: “No construyan pistas ya que la mayoría no usamos carro”. Nadie pues. Y justamente por eso la ciclovía puede ser que estimule en muchos tarapotinos el querer comprarse una bicicleta, tal como ha venido sucediendo con el incremento de autos y camionetas.

Un estudio del BID dice que el modelo de movilidad en las grandes ciudades está llegando a un punto extremo de saturación, y por eso muchas de ellas ya están buscando alternativas para enfrentar el problema de la congestión vehicular. Nuestra ciudad no tendrá el mismo tamaño siempre, por eso el “crecimiento” de Tarapoto podría ser similar al de Lima, una ciudad desordenada y con los peores índices de contaminación y congestión vehicular, donde tranquilamente se puede pasar entre dos y cuatro horas en medio del tráfico diario.

Es por eso que como ya dije en anteriores artículos, Tarapoto debe ser la primera ciudad del país en tener un gran Parque Urbano, donde confluirían los ciclistas, los corredores y las familias en general, y en lugar de esquivar vehículos se esquivaría árboles y en vez de usar audífonos como cuando corremos en la ciudad, tendríamos el hermoso trinar de los pájaros y nuestra única preocupación sería si llevamos nuestra botella de agua o si tenemos sencillo para comprar un delicioso coco helado. (COMUNICANDO BOSQUE Y CULTURA)

Continúa leyendo