PROYECTO GENOCIDA QUE PRETENDÍA LLEGAR AL PODER

 PROYECTO GENOCIDA QUE  PRETENDÍA LLEGAR AL PODER

Lo que no muere son las ideas, decía el genocida más grande de la historia del Perú, Abimael Guzmán, que, siendo sus ideas tan criminales a nombre del marxismo, leninismo y maoísmo que le permitió interpretar erróneamente la realidad del país a través de la muerte, queda ahora registrada en la conciencia colectiva del país, para que esto nunca más ocurra en el Perú.

Mataba ni siquiera a los enemigos, como sucede en el caso de una guerra cuando dos bloques o choques de fuerza se ven enfrentados a luchar y hacer prevalecer su dominio físico y estrategia de sometimiento.

Para Abimael y para sus propias huestes, sus enemigos eran los propios peruanos; peruanos humildes, de la sierra, peruanos campesinos que trabajaban la tierra y vivían sacrificada y dignamente luchando con sus propias manos y eran parte de una inmensa masa de peruanos olvidados por el Estado.

Esa masa de miles y miles de peruanos humildes eran los objetivos de muerte de Abimael y de sus huestes salvajes; esa masa humilde de miles de peruanos, eran acordados por los políticos mafiosos de ayer y de hoy, solamente para ganar los votos y llegar al poder y una vez llegado, nunca se acordaron de esa gente y jamás hicieron nada en absoluto para sacarlo de la pobreza a estos coterráneos humildes.

En estas circunstancias nace las ideas asesinas de un desubicado mental, que, viviendo a cuerpo de rey en su escondite, criticaba a los burgueses, a los aristócratas, a los que tenían los millones económicos de sobra, cuando él mismo vivía esta misma realidad que supuestamente odiaba y criticaba y tanto era su loca pasión que no se quedaba solo en el odio, sino que lo llevó al paroxismo de matar por matar.

Te puede interesar:  MITOS SOBRE EL ACNÉ

Por los vacíos permanentes de gobierno cada cierta temporada, nace por ahí algún “iluminado”, que cuestiona el abuso y corrupción, lo dice solo en teoría, porque sabe si él también estaría en el poder, hiciera igual o peor, es decir, continuaría lo que era el motivo de su crítica.

Del genocida Abimael, su anhelo más grande era, tomar el poder; si desde la sombra iba sembrando miles y miles de muertes inocentes, ya sea a machetazos, balas y coche bombas, desde el poder su orgía de matar lo hubiera “institucionalizado” a fuerza de rigor y amenazas.

Mientras este salvaje actuaba desde la sombra matando a diestra y siniestra, los supuestos partidos políticos qué hacían, desde el poder cuando ganaban una elección, para que este genocida que murió el sábado 11 de setiembre, no hubiera tenido la ocasión y los argumentos para matar como lo tuvo, incluso estando ya en la cárcel iba gestando sus ideas y argumentos a través de un grupo político como es el Movadef, cuyo proyecto era precisamente no solo participar políticamente en la sociedad, sino buscar su propia amnistía, él y sus huestes.

NUEVOS Y COMPROMETIDOS CIUDADANOS DESDE LOS COLEGIOS

Este proyecto en busca de perdón nació porque nada hicieron desde el gobierno el fujimorismo, el aprismo y todos los gobiernos de la derecha, que más interesados estaban en sus propios proyectos de permanecer en el gobierno beneficiándose de sus propias gestiones, y ¿la gestión a favor del pueblo? Todo quedaba en promesas.

Ahora al nuevo gobierno de Pedro Castillo, le toca una gran responsabilidad no solo de barrer esa zona del VRAEM, lugar de escenario que aún sobreviven las huestes del genocida, sino también el nuevo gobierno debe desarrollar una política educativa a través del currículo donde se le cuente a los estudiantes la historia real del Perú profundo no a través de ficciones ni mucho menos escondiéndole o recortándole algún hecho que no podría sumar en absoluto con la identificación a la patria.

Te puede interesar:  UNA DE LAS TRES POSICIONES LE QUEDARÍA A PEDRO CASTILLO SI TERMINA SU MANDATO

Desde los colegios debe gestarse una nueva conciencia de patria, para que los estudiantes, futuros ciudadanos no se vean sometidos a los vil engaños de los malos políticos, que este congreso aún sigue albergando en sus escaños a gente mafiosa que tienen el tiempo totalmente absorbido para censurar a gran parte del gabinete. No se dan el tiempo para solucionar los problemas del país, porque nunca fueron parte de la solución, sino de los aprovechamientos y acomodos que tanto anhelan.

Continúa leyendo