¡Las lagunas y ríos piden protección!

 ¡Las lagunas y ríos piden protección!

En una coordinación estrecha entre la Municipalidad Distrital de Juan Guerra, la Autoridad Local del Agua, la Autoridad Regional Ambiental, el Proyecto Especial Huallaga Central y Bajo Mayo, la Fiscalía de Prevención del Delito, la Policía Nacional del Perú y la Dirección Regional de Agricultura San Martín, representado por la Agencia de Desarrollo Económico San Martín, nos constituimos hacia el sector de la laguna Totorillaico, Juan Guerra, para paralizar unas acciones de deforestación que estaban realizando. En el sector, un empresario estaba talando el bosque para realizar un emprendimiento “turístico”. Al final, se llegó al acuerdo de detener la deforestación, y el resultado es un hermoso ejemplo de un trabajo coordinado entre los tres niveles de gobierno: nacional, regional y local, y que se materializa en el espacio de coordinación que es el Comité de Gestión Regional Agrario (CGRA).

El acto realizado el viernes pasado es el primero en donde un alcalde participa directamente en un hecho de tanta importancia estratégica y, por eso, desde la Dirección Regional de Agricultura San Martín, que preside el CGRA, le expresamos el reconocimiento al profesor Víctor Flores Paredes, alcalde del distrito de Juan Guerra. Si todos los alcaldes comprendieran sus roles políticos se darían pasos gigantescos hacia la consolidación del desarrollo ambiental, sostenido y armónico. Pero los otros alcaldes están en otros temas. No existen.

El Comité de Gestión Regional Agrario (CGRA) tiene entre sus objetivos la recuperación de las fajas marginales de las cuencas, tanto de los ríos, riachuelos, así como de las lagunas. Y en este aspecto, en el Bajo Mayo, existen tres lagunas que correrían el riesgo de desaparecer si los gobiernos locales no se den cuenta y no comprendan que son los líderes del desarrollo de sus territorios, y las entidades públicas no comprendan, también, que son los soportes de los gobiernos locales para impulsar el desarrollo. En esos términos conversamos la víspera con el señor alcalde de Juan Guerra y, como consecuencia de ello, la visita de campo realizado.

Te puede interesar:  PROYECTO GENOCIDA QUE PRETENDÍA LLEGAR AL PODER

En el Bajo Mayo existen tres maravillosas lagunas, que son una bendición de la naturaleza: Totorillaico (Juan Guerra), Ricuricocha (Tarapoto) y Andiviela (Morales). Estas lagunas, y la diversidad biológica que todavía encontramos en ellas, claman una atención decidida de las autoridades de los tres niveles de gobierno para que no desaparezcan. Una equivocada manera de entender el turismo puede hacer que colapsen estas reservas que aún conservamos. Por ejemplo, según los vecinos del sector Totorillaico, en este ecosistema todavía podemos encontrar carachamas, tilapias, ronsocos, sachapatos, garzas, picuros, tigrillos y una diversidad de aves que cumplen una etapa de sus migraciones por la vegetación del lugar. Y esto hay que conservar y solo depende del compromiso de las autoridades, todavía indiferentes.

Urge, pues, armonizar una política de defensa de los ecosistemas que comprenden la fauna y la flora y los recursos hídricos. ¡Y los alcaldes cumplen el rol principal! ¡Sin vainas, amigos! (Comunicando Bosque y Cultura).

Continúa leyendo