CARLOS MUÑOZ-FERRADA y el “PLANETA COMETA”

 CARLOS MUÑOZ-FERRADA y el “PLANETA COMETA”

Últimamente vemos resurgir ¡ay! las siempre actuales ideas apocalípticas relacionadas con algún cuerpo estelar extraño que amenazaría cataclísmicamente a toda la humanidad. Es así que siempre rondan en la mente fatalista de muchas personas como una psicosis colectiva las ideas de asteroides mortales, meteoros diabólicos y aun años fatídicos (como hace casi diez años con el famoso año maya del fin del mundo) que seguramente han hecho ganar millones de dólares (o seguidores) a sus difusores. Ahora se trata del famoso “planeta- Cometa” que unos confunden con “Nibiru” otros con “Hercóbolus”, “Planeta X” o aún con el “Planeta 7X” siempre creando confusiones por exceso de “información” de las cuales es siempre difícil o exigente encontrar la verdad y certeza.

A este respecto es importante acudir, como lo prescribía el Dr. Serge Raynaud de la Ferrière, al método epistemológico de investigación (ver: www.invesciencias.org) tomando ANTES QUE NADA las bases de estudio serio, científico, imparcial y no sesgado para LUEGO Y EN BASE A ELLO elevarnos a las alturas de conclusiones pertenecientes al dominio de la contemplación, inspiración o intuiciones del plano espiritual.

En ese sentido, vemos un excelente ejemplo dado por este sabio al abordar la comprensión del “Planeta-Cometa” calmando y equilibrando las efusiones o desbordes emocionales de la sociedad que siempre tiende a caer en los pánicos ante las amenazas (muchas veces imaginarias) de su supervivencia. Nos explica él en 1962:

“EL SOL NEGRO: Hace treinta años [década de 1940] el astrónomo chileno Muñoz-Ferrada dio a conocer el resultado de sus trabajos sobre un gigantesco nuevo cometa de gran masa, cuya trayectoria fuera de 6,328 años; por otra parte, ha dado características con interesantes teorías revolucionarias. Indicó todos los valores astrofísicos, las coordenadas y también fijó la fecha de aparición para el 13 de febrero de 1943, día en que fue posible ver el astro a simple vista. Es solamente cuatro años después que fue posible constatar todos los valores indicados. En este tiempo, fue también el primero en anunciar que el 11 de diciembre de 1942 se podría ver un nuevo cometa, pero de una trayectoria de 600 años solamente con las coordenadas en la constelación de la Osa Mayor. Los conceptos de este sabio fueron largamente discutidos y principalmente en la “Sociedad Real de Astronomía de Londres”, quien concluyó con la aceptación de que el nombre del nuevo cometa correspondería al de “Muñoz-Ferrada”, ya que fue él, el primer astrónomo que le calculó y predijo todos los valores característicos. En lo que concierne al retorno del misterioso “cometa-planeta”, milenario que deberíamos localizar estos días y el cual llegará a su perihelio (distancia más cercana al Sol), que será de 176 millones de Kms., el 23 de mayo de 1962. El científico chileno le da una trayectoria orbital de 16,229.4 años y pretende que se trata de un astro que viaja entre nuestro Sol y un “Sol Negro”, es decir, a 180,000 unidades astronómicas. El Astrónomo y Sismólogo Muñoz-Ferrada, Director del Observatorio de Villa Alemana, se consagró durante muchos años a importantes investigaciones astrofísicas y geofísicas, basándose sobre sus propias teorías llamadas geodinámicas. Pretende entre otras cosas que hemos entrado en una Nueva Era y que deberíamos estar listos para grandes perturbaciones geofísicas que pueden traer como consecuencia, hasta ciertas alteraciones psíquicas en la Humanidad.”

Te puede interesar:  Nuestras ciudades ingobernables

“Debemos esperar entonces el anuncio de que los radiotelescopios han detectado este astro que debe aparecer primero como una “estrella nova” y en seguida como nebulosa con las coordenadas Uranográficas de 67 grados de Declinación Sur y una Ascensión Recta 04 H. 15 m. En seguida será visible a simple vista y súbitamente cambiará de forma y color con gran brillo, ya que su masa es igual a la de nuestra Tierra y está cargado de un gran campo magnético. Posee una cauda y un núcleo brillante. La cola es muy larga y en forma radial muy ancha con reflejos rojizos, verdosos y azulados, con una extensión que llegará más allá de los 70 millones de Kms. Lo más misterioso de este astro es que se le debe considerar como “Planeta cometa” en vista de su gran masa, sus influencias y su cualidad de viajar entre el Sol y otro Sol más lejano, los cuales son dos focos de una gigantesca elipse que tiene una longitud periférica de 5,929 millones de Kms. En otras palabras, este cuerpo viaja a grandes velocidades entre nuestro Sol explosivo y otro “Sol Negro”, lejano, de gran campo gravitacional y que sólo su mitad es iluminada. Este bólido cósmico, después de haber viajado cerca de 163 siglos, encuentra todo cambiado (debido al fenómeno de las precesiones equinocciales) […] En consecuencia, es difícil predecir exactamente lo que puede suceder con tal bólido que se acerca a nuestra Tierra, ya que como lo decía Muñoz-Ferrada, “el nuevo y misterioso Cometa-Planeta, no tendría ninguna lógica para la Ciencia Astronómica, pues ésta tiene un concepto limitado de nuestro sistema Planetario. Además, el astro entrará con movimientos poco analizables por adelantado (antes del tiempo de su aparición) y cargado también de radio actividad”. A más de esto, el astro posee su luz propia y sus propias radiaciones. ¿Qué hay que pensar de todo esto? ¡Qué los científicos van a vivir instantes apasionantes! ¡Qué los Astrólogos van a tener bastante trabajo suplementario! ¡Y que el hombre de la calle espera ansiosamente ver lo que va a pasar! …”

Continúa leyendo