Corrupción e inconducta funcional hubieran permitido reducir la pobreza en el país

 Corrupción e inconducta funcional hubieran permitido reducir la pobreza en el país

Contraloría estimó una pérdida de S/ 22 059  millones en el 2020 

La Contraloría General de la República ha elaborado un estudio donde se ha calculado que el Perú habría perdido S/ 22 059 millones por efectos de la corrupción e inconducta funcional en el 2020 y esa cantidad de recursos hubiera permitido reducir en un determinado período la pobreza monetaria en el Perú, que afecta a nueve millones de peruanos, indicó el contralor general, Nelson Shack.

“Si en lugar de perder ese dinero, lo hubiéramos usado para dar un bono a estas personas pues habríamos elevado su consumo por encima del nivel de pobreza y teóricamente no existirían pobres en el Perú… las pérdidas por corrupción e inconducta equivale a la construcción de dos Carreteras Centrales y seis líneas del Metro de Lima” dijo. 

Por ejemplo, la perdida estimada para Lima Metropolitanahabría servido para instalar 50 centros de salud o comprar 724 plantas de oxígeno. Asimismo, en Piura, pudo haber instalado 40 centros de salud o adquirir 140 plantas de oxígeno con la pérdida estimada que tuvo por la corrupción e inconducta funcional de S/ 1189 millones en el 2020 

“Hemos calculados que en el 2020 perdimos S/ 22 059 millones por corrupción, que equivalen al 12.6% de todo el presupuesto ejecutado en ese año. Destacan regiones como Piura, Lambayeque, Callao, Lima Provincias, Junín, Apurímac, Arequipa, Moquegua, Tacna y Ayacucho como los territorios con niveles de corrupción muy altos”, indicó.

Precisó que, a nivel de gobierno, las mayores pérdidas estimadas se registraron a nivel del Gobierno Nacional con S/ 11 580 217 388, que equivale al 10.3% de su presupuesto ejecutado en el 2020, luego está el nivel del Gobierno Regional con S/ 5 762 725 383 (15.7%) y el nivel del Gobierno Local con S/ 4 716 240 287 (17.6%) 

“En el Gobierno Nacional, a nivel de sectores los mayores problemas se ven en los sectores de Transportes y Comunicaciones (S/ 1 515 916 802) y Educación (S/ 1 546 657 991). También se ven estos problemas en los sectores de Salud, Agricultura, entre otros”, refirió.

Para el abogado José Ugaz, de Transparencia Internacional (TI).

– “Corrupción cero” es una utopía, porque ésta, en su origen, es una práctica inherente a la naturaleza humana, a la ambición. En caso de democracias consolidadas, la corrupción aparece como una práctica de grupos o individuos desviados, tal como ocurre con otros fenómenos criminales. 

– Los altos índices de corrupción tienen que ver con el patrón de colonización español, basado en el clientelismo y el extractivismo, sistemas centrados en la obtención de beneficios para unos cuantos a costa de las mayorías. En muchos de los países de nuestra región, la corrupción se ha impregnado en la estructura, es parte del sistema y por lo tanto forma parte del ejercicio de poder y del sistema operativo. 

– En países con regímenes autoritarios, la corrupción tiende a ser mayor por la concentración de poder, falta de transparencia, falta de funcionamiento de instituciones de control como los sistemas de justicia, policía, etc. En suma, en esos casos, hay una captura del Estado por élites corruptas o dictaduras. 

– Al final la pagan todos, pues la corrupción termina deteriorando las condiciones de vida, genera violencia, inequidad, falta de estabilidad y gobernabilidad, etc. Sin embargo, quienes pagan la peor factura al final, siempre son los sectores más pobres o vulnerables de la sociedad 

 

Continúa leyendo