La avidez por el morbo

 La avidez por el morbo

Tengo por costumbre llamar inmediatamente a mi círculo familiar cuando me entero que ha ocurrido un accidente y este se está compartiendo, ya sea en video o en fotos por los grupos de whatsapp. Es una reacción casi instintiva la que me lleva inconscientemente a realizar una llamada antes que mirar quien es la persona víctima del fatal accidente.

Cuando ocurre un accidente de tránsito vemos como inmediatamente se llena el lugar de personas que, uno pensaría, se acercan para ayudar, pero no es así. Estas personas se convierten por unos minutos en reporteros que empiezan a filmar y fotografiar el triste espectáculo. Mientras más sangre y miembros rotos, mejor. Y así hasta el próximo accidente.

Pero lo lamentable es que estas fotos y videos que inundan los grupos de whatsapp encuentran receptores animados que parecerían disfrutar viendo tan horrendas imágenes. Se imbuyen de una falsa “preocupación” y empiezan a analizar el material al detalle cual detectives forenses para empezar a lanzar hipótesis para dictaminar quién fue el culpable.

Aquí ya no existe un sentimiento de curiosidad o un ánimo de preocupación sincera y de ayuda al afectado, aquí solo hay el más crudo morbo. ¿Qué puede llevar a una persona en la escena de un accidente a sacar el celular para filmar a los afectados? Contribuir a hacer público un problema recurrente (tratando de aminorar culpas) dirán algunos, pero para eso existen los periodistas y la policía. Ayudar a las personas afectadas en una acción rápida, pero ¿qué ayuda puedes brindar si es que una mano la tienes ocupada agarrando el celular y tu cerebro solo se relame por la “primicia” de tan trágico suceso? Y por último ¿qué ocurre en la cabeza de la persona que lo comparte? ¿Cuál es la necesidad de que todos lo vean? ¿Estas ayudando a resolver algún problema específico de la sociedad? La respuesta es nada, ninguna. Compartir estas imágenes no beneficia en nada a nuestra ya deteriorada salud mental.

Te puede interesar:  Agüita de coco

En el 2017 en el Reino Unido fue condenado un hombre a tres meses de prisión por compartir imágenes de cadáveres tras un incendio. En el 2019, un policía en Alemania se hizo conocido por enfrentar a los que tomaban fotos en un accidente diciéndoles: “¿Te gusta ver gente muerta? Debería darte vergüenza. Ahora tendrás que pagar tus 128 euros de multa por tomar fotos”. En el Perú ya sabemos que las leyes son letra muerta pero debe haber un mínimo de criterio y sensibilidad al momento de toparse con estos sucesos. (COMUNICANDO BOSQUE Y CULTURA)

Continúa leyendo