PRESIDENTE PEDRO CASTILLO CON HECHOS POSITIVOS TUS ENEMIGOS NO TENDRÁN ARGUMENTOS PARA HABLAR

 PRESIDENTE PEDRO CASTILLO CON HECHOS POSITIVOS TUS ENEMIGOS NO TENDRÁN ARGUMENTOS PARA HABLAR

Por qué no esperar un poco más lo que podría hacer este gobierno que tiene mayor arraigo e identificación con las clases sociales populares. Si tanto tiempo, por décadas y muchas décadas se esperó sin ninguna esperanza para que los gobiernos simplemente hagan lo que deberían haber hecho: crecimiento económico en todos los sectores, profesionales o no; crecimiento social y bienestar profesional en todos los ámbitos de la sociedad; crecimiento técnico en el campo y la agricultura; crecimiento emocional y satisfacción de vida en todos los hogares; crecimiento igualitario con justicia, donde la ley del derecho, la ley del deber y la ley del castigo, deberían haberse implantado para todos, no para los que menos tienen como sucede hasta hoy.

A pocos días de haberse iniciado el gobierno del maestro Pedro Castillo, no se le puede exigir que haga todo y resuelva todo lo que los gobiernos de la derecha por décadas no resolvieron nada; no hicieron nada bueno para las grandes mayorías; tampoco se les puede pedir que sean santos todos los integrantes del gabinete ministerial.

Todos somos imperfectos por naturaleza genética, pero también cuando las correcciones se dan a su tiempo, tenemos la oportunidad de las nuevas posibilidades. Tanto se le critica al primer ministro, Guido Bellido, por su indefinición de no calificar de terroristas como lo fueron las hordas de Sendero Luminoso y por otras actitudes misóginas y homofóbicas, que después de lo dicho seguramente debe haber creado ya un auto espíritu crítico de conciencia, que cuando lo dijo en su momento, nunca posiblemente pensó en un futuro inmediato o lejano ocupar un alto cargo que tiene hoy y que lógicamente todos pagamos facturas leves o caras lo que hicimos en el inmediato o lejano pasado. Que, si asumimos un cargo de regular o grande envergadura, seguramente los enemigos sacarían nuestros trapitos afuera.

Te puede interesar:  ¿La transformación de la política peruana?

Ya lo dijo nuestro grande maestro de la Biblia, el señor Jesucristo, que, si alguien es libre de pecado, que tire la primera piedra. Pero no señor, para los de la ultraderecha y el odiado fujimorismo, ellos se sienten “inmaculados”, y como tal siguen lanzando piedras a diestra y siniestra; incluso el tal Montoya con una voz imperativa de cuartel es de la tonta idea que se forme una comisión para que se investigue el supuesto fraude de las elecciones.

Es decir, llevan el resentimiento de personalidades mediocres y de fracasados políticos que a estas alturas del tiempo post elecciones, la “chica” y su grande comparsa de mafiosos les duele el alma no estar en el gobierno.

CON LA “CHICA” EN EL PODER LO NEGATIVO DE CASTILLO NO SERÍA NADA

Hagamos un breve ensayo: si la “chica” estaría en el gobierno, Montesinos y Fujimori, tuvieran ya días contados para estar libres. Montesinos empezaría a gobernar una vez más el país como lo hizo con la dictadura de Alberto Fujimori desde la sombra; César Hinostroza estaría ya por regresar de España cantante y sonante y pasearse por las salas del Ministerio Público como Pedro en su casa, seguramente a retomar sus nuevas odiseas de las conversaciones con los hermanitos; el proceso de investigación contra la “chica” pasaría ya al tacho de basura como archivo y estarían ya listos a ocupar todos los fueros judiciales, todas las instancias públicas y privadas y la mayoría de medios de comunicación televisivo, radial y prensa, estarían ya como siempre genuflexos cantando loas a la “chica”.

Esto les duele haberles ido de la mano el poder y por ello inventaron y siguen inventando artimañas como el fraude que nunca supieron demostrar en su momento y a pesar que nunca lo demostraron, pese haberse ido una comisión hacer ridículo en los patios de la OEA, ahora pretenden con el visto bueno de sus medios de comunicación formar una comisión investigadora. Cuando lo correcto sería que investiguen las varias conversaciones que tuvo Montesinos desde su dorada prisión que buscaba sobornar a tres jueces del Jurado Nacional de Elecciones.

Te puede interesar:  Agüita de coco

De estos pecados propios no hablan ninguna prensa de la derecha, son expertos mirando y rechazando los pecados ajenos, que si por una situación de iniciativa propia por ejemplo le ocurre al presidente Castillo, indultar a Antauro Humala, porque fue una promesa de campaña, desde ya toda la comparsa fujimorista y la ultraderecha y sus medios de comunicación genuflexos, no le perdonarían al maestro Pedro Castillo y tuvieran el menú servido para ensayar una posible vacancia que es lo que pretenden buscar las argumentaciones para que ello ocurra.

Una recomendación humilde desde esta mi columna: prioriza tu agenda señor presidente Pedro Castillo con acciones de estadista, de tal forma que el país empiece a vivir un nuevo tiempo protegido por usted con su buena gestión, reactivando la economía y la sociedad en todos los niveles con bienestar y desarrollo y luego también de haber reivindicado algunas de las muchas demandas del magisterio, ya al último tramo de su gestión cuando el país esté ya con estabilidad económica y paz social en la mayoría de sectores, usted puede cumplir su palabra de indultar o no lo que prometió.

Continúa leyendo