El Perú espera otra cosa, señor presidente

 El Perú espera otra cosa, señor presidente

El inicio de la gestión del presidente Pedro Castillo ha estado marcado por diversas sensaciones. En primer lugar, tenemos el entusiasmo por el mensaje de asunción de mando el 28 de Julio, seguido por el desconcierto y la decepción ante el nombramiento del congresista Guido Bellido como presidente del Consejo de ministros y por la demora en la juramentación de Pedro Francke como ministro de Economía y Finanzas. A ello se suma la incertidumbre respecto a si el Congreso le otorgará o no la confianza al nuevo gabinete, si el presidente debe cambiar de ministros (Bellido incluido), e inclusive si se dará inicio a un proceso de vacancia. 

En este escenario de sobresaltos, la propuesta de Asamblea Constituyente que tanto inquieta a los opositores del gobierno, ha pasado a un segundo plano. Esto ha ocurrido en parte porque el presidente anunció que enviaría un proyecto de ley al respecto al Congreso. Pero también porque el interés se ha desplazado a Perú Libre y su política de copamiento del gobierno central. Más allá de las evidentes e innegables ansias de poder del secretario general del partido oficialista, Vladimir Cerrón -investigado y sentenciado por corrupción-, queremos insistir en que la última palabra la tiene el presidente de la República. Es él quien tendrá que rendir cuentas de sus decisiones ante la ciudadanía. 

Y es que lo preocupante no es que el partido que ha ganado las elecciones y sus aliados ocupen ministerios y otros espacios del Poder Ejecutivo, lo que es bastante normal en una democracia de partidos. Lo cuestionable es que las personas convocadas para tales cargos no reúnan las condiciones mínimas requeridas, lo que es aún más grave en medio de la emergencia sanitaria y la crisis económica, contexto que exige mayores capacidades para ejercer la autoridad y cumplir con la gestión pública. Ello va desde el perfil profesional y político de las y los convocados, hasta la ética que hayan demostrado en su trayectoria pública y privada, así como el respeto a la democracia y a los derechos humanos. 

Te puede interesar:  Presidente exhorta a la solidaridad de los peruanos para ayudar a damnificados por sismo

Observamos con mucha preocupación las primeras decisiones de gobierno tomadas por el presidente Pedro Castillo y creemos que este debe corregir cuanto antes los errores en los que ha incurrido, empezando por el Premier Bellido. Al mismo tiempo, rechazamos planteamientos como invocar la vacancia presidencial a una semana de instalado el gobierno, o negar la confianza al primer gabinete, situaciones ambas que solo servirán para alimentar a los halcones de los extremos del espectro político, que no valoran la democracia y que entienden la política como un estado de guerra permanente, donde no hay lugar para el diálogo y menos para el acuerdo. El país espera y necesita mucho más de usted, presidente CastilloFuente: Noticias SER 

Continúa leyendo