LOCURA QUE MATA

 LOCURA QUE MATA

Una mujer más, aquella que cree estar enamorada y que vive solo por él, quien parece no sentir lo mismo. Suele estar cegada por los celos, episodios que solo la hunden en un profundo abismo.

Milagros Valencia se hizo conocida por pasar el umbral entre la vida y la muerte, hace unos días en Ucayali ahorcó a sus dos hijos, de ocho y dos años respectivamente, un acto desalmado que ni ella misma pudo soportar, llevándola a suicidarse.

Sin lugar a dudas, ésta noticia es imposible de digerir y pareciera que estuviéramos leyendo una novela de terror, sin embargo, este tema esconde un problema más profundo.

Mucho antes de perderse en la niebla de la locura, Milagros estuvo perdida en ese infierno de los celos por su pareja, a la que amenazaba con quitarse la vida y a la que quería castigar. En su psicosis tomó la peor decisión: matar a sus dos menores hijos.

Antes de cometer el doble asesinato, la madre de familia, dejó una misiva al padre de sus hijos. “Te amo, por eso me mato. Tú prefieres a tus amigas. Perdóname, yo nunca te voy a abandonar (…) Yo te amé y nunca debí de amarte. No llores, que tú nunca nos amaste. Yo te amé”, dice la carta que le escribió horas antes de acabar con su vida y la de sus dos hijos.

¿Cómo puede pasar por la mente de una persona asesinar a sus hijos solamente para vengar el rechazo del progenitor de los mismos? Una pregunta que solo tiene como respuesta el grave deterioro de la salud mental, esas dosis altísimas de depresión, falta de amor propio y desesperación, sin embargo, ¿A dónde se va el amor por los seres que trajiste a este mundo?

Te puede interesar:  ACCIDENTES INFANTILES EN CASA SEGUNDA PARTE

El Filicidio, es un delito que consiste en atentar contra la vida y que es cometido por el padre o la madre hacia un hijo y cada vez se están conociendo casos recurrentes de asesinatos de este tipo y eso realmente asusta.

En estos últimos años han sido constantes los casos en los que la verduga de un hijo, es su propia madre y en casi todos los hechos, se efectúa por dosis de desesperación a consecuencia de una ruptura amorosa.

¿Matar a sus hijos por vengarse del esposo? La piel se me eriza y el corazón se me rompe en mil pedazos.

¿Qué pasó? ¿Falta de amor propio y por sus hijos, dependencia, egoísmo, depresión? Una serie de factores que terminan afectando a los más inocentes, angelitos que no tenían la culpa de nada.

Triste realidad, vivimos en un país en donde agonizamos en salud mental y poco o nada se hace al respecto.

“Dejar de ser pobres en un país de ricos”, es la frase más utilizada en estas últimas semanas, sin embargo, ¿De qué nos sirve ser ricos si estamos muriendo mentalmente?

Lo que de verdad queremos, es que ésta sociedad deje de ser un peligroso manicomio y que la locura de una vez por todas sea priorizada y tratada.

Por eso…No más locura en un país rico.

Continúa leyendo