CORDÓN UMBILICAL

 CORDÓN UMBILICAL

¿QUÉ ES EL CORDÓN UMBILICAL?
Es un cordón que une al feto a la placenta.

Es el encargado de transportar oxígeno y nutrientes, de la madre al feto, y de eliminar el CO2 y otros desechos.

No pasa sangre de la madre al feto, solo nutrientes, oxígeno, hormonas.

El cordón umbilical se mantiene activo durante toda la gestación, hasta el momento del nacimiento, en el que se corta y deja una cicatriz permanente, el ombligo.

MEDIDAS DEL CORDÓN UMBILICAL
La medida del cordón umbilical es de aproximadamente 50 centímetros de longitud y contiene 3 vasos sanguíneos: dos arterias que provienen del feto (lleva sangre del feto a la placenta) y una vena que tiene el sentido contrario.

Tiene 1 o 2 centímetros de diámetro.

FUNCIONES DEL CORDÓN UMBILICAL
Sin duda alguna, el cordón umbilical es imprescindible para la creación de cualquier nueva vida, pues proporciona varias funciones que son indispensables para el desarrollo del bebé.

El cordón umbilical es el encargado de la respiración y alimentación del feto hasta el momento en que nace, por lo que cualquier fallo o bloqueo en la circulación del oxígeno y los nutrientes por el cordón puede suponer lesiones o incluso la muerte del feto.

El cordón umbilical también sirve para eliminar los residuos y el gas carbónico (CO2).

Una falla en la circulación del oxígeno o los nutrientes por el cordón umbilical puede provocar lesiones para toda la vida.

CORTE DEL CORDÓN UMBILICAL
Lo recomendado por los expertos es que el cordón se separe del bebé en un plazo de uno a tres minutos tras el parto.

De esta forma se consigue mejorar la dotación de hierro en el bebé hasta los seis meses de vida.

Te puede interesar:  “FIRME Y FELIZ POR LA UNIÓN”

Una vez que ha sido cortado, quedará un pequeño bulto gris en el lugar del corte, que al cabo de dos semanas caerá de forma natural, dejando como única marca el ombligo.

CUIDADO DEL CORDÓN UMBILICAL
LO QUE LOS PADRES DEBEN HACER Y LO QUE NO DEBEN HACER
El muñón del cordón umbilical del recién nacido generalmente se cae en unas dos semanas después de nacer.

Mientras tanto, debe tratarse el muñón umbilical con cuidado.

El muñón del cordón umbilical del bebé se seca y, finalmente, se cae, por lo general, en el plazo de una a tres semanas después del nacimiento.

Los cuidados de esta zona hasta que se caiga el cordón umbilical son muy importantes, pues de llevarse a cabo de forma incorrecta puede causar infecciones.

Por ejemplo, debe evitarse sumergir el cordón umbilical en agua.

Mientras tanto, trata la zona con suavidad:
• Mantener el muñón umbilical seco
Antes, se indicaba a los padres que limpien el muñón con alcohol después de cambiar el pañal.

En la actualidad, los investigadores afirman que esto podría destruir las bacterias que ayudan a que el cordón se seque y se caiga.

En cambio, se debe exponer el muñón al aire para que se seque la base.

Dobla la parte delantera del pañal para que no cubra el muñón.

• Dar preferencia a los baños con esponja
Si bien mojar el muñón no causa problemas, los baños con esponja puede facilitar la tarea de mantener el muñón umbilical seco.

• Dejar que el muñón caiga solo
Resistir la tentación de quitar (arrancar el muñón).

Te puede interesar:  200 años: Relajo y festejación

SIGNOS DE ALARMA
Es frecuente y normal ver algo de sangre cerca del muñón.

Es posible que el muñón del cordón umbilical sangre un poco cuando se caiga.

Algunas señales de alarma serían:
• Sensibilidad de la piel, enrojecimiento o hinchazón alrededor del cordón umbilical.
• Sangrado constante. El cordón debe caerse solo y de manera natural. Así sólo lo sostenga un solo “hilo”, si se llega a jalar antes de tiempo, puede provocarse un sangrado gota tras gota.
Si el sangrado no para, es necesario acudir de inmediato al pediatra.
• Secreción amarillenta que suele acompañarse de mal olor.
Tiende a desaparecer en una semana, pero se recomienda acudir al pediatra para descartar cualquier infección que pueda complicarse con los días.
• No cae el cordón umbilical. Cuando se corta el cordón umbilical queda, un muñón que debe sanar y caerse.
En caso de permanecer más de cuatro semanas, podría indicar algún problema inmunológico y deberá ser valorado por el pediatra.

DOS MITOS ERRÓNEOS ACERCA DEL CORDÓN UMBILICAL
1. Existe la creencia de que, si se coloca una moneda o un botón en el ombligo del recién nacido, inmediatamente después de que se caiga el cordón umbilical, evitará que se bote el ombligo o se mal forme.

Esta medida es un error que podría provocarle una fuerte infección.

2. Fajar al bebé para evitar hernias o que su ombligo “salte” (forme una prominencia).

Esta acción puede provocar al bebé dolor abdominal e incluso vómitos.

Pueden sugerir temas a tratar a través del WhatsApp 9999 6 2366
Dr. HÉCTOR PEREDA SERNA – PEDIATRA
Consultorio: Jr. Independencia Cuadra 7 (Zaragoza) Moyobamba
Atención: lunes a viernes: mañanas: de 9:30 am. a 12:30 pm.
tardes: de 4 pm a 7 pm.
WHATSAPP: 999 962 366
Fanpage: Dr. Héctor Pereda Serna – Pediatra
CELULAR PARA CITAS: 933 839 979

Continúa leyendo