Tocado por la divinidad

 Tocado por la divinidad

Quisiéramos no volver a tocar este tema, deberíamos todos los peruanos estar preparándonos para el gran día, la celebración de nuestro bicentenario, sin embargo, la sensación de inseguridad, de incertidumbre, de lo que podría pasar en los días previos al 28 de julio aún se mantiene viva, solo faltan 8 días y aún el país sigue en vilo, esperando una proclamación que no llega y si llega será tarde que no alcanzará para que el día de nuestra independencia tengamos aunque sea un minuto de felicidad y esperanza de un cambio para adelante, que mejore la calidad de vida de todos los peruanos sin distinción.

Artimañas legales vemos que se articulan con el único propósito de evitar que quien ganó las elecciones legítimas no llegue a ser juramentado. Todo está dicho, nada queda por resolver, las apelaciones sólo tienen un propósito: generar un ambiente de zozobra en el país a la espera de que algún detonante desate una situación de violencia para que, en el caos, muchos con deudas pendientes ante la justicia encuentren el mejor pretexto para escapar del largo brazo de la ley.

Muchas han sido las estrategias que se utilizaron buscando desacreditar el proceso electoral, que felizmente se va imponiendo a fuerza de la razón, se acepta el resultado, pero queda la promesa de la obstrucción. Una de esas estrategias fue la de utilizar la palabra de nuestro premio nobel, quien llenara de luces la literatura mundial convirtiéndose en orgullo para todos los peruanos.

Cuando todos esperábamos una posición acorde con el sentido común, sale con el abierto apoyo a quienes fueran sus principales enemigos políticos, avalando a la lideresa de Fuerza Popular, de quien decía ser la hija de un mafioso que no puede ni debe llegar a ostentar el mas alto cargo de nuestra nación. ¿Qué pasó y pasa por la mente de Vargas Llosa para que en el ocaso de su vida apueste por la inmundicia de lo cierto frente a una posibilidad remota?, prefiero corrupción antes que comunismo parece decirnos entre líneas. Todo parece indicar que el poder de su verbo esta por encima del bien y del mal, talvez creyendo que fue tocado por la divinidad.

Te puede interesar:  Castillo y nuevas esperanzas

Es tal el descrédito que se ganó nuestro nobel con sus ultimas y lamentables declaraciones, que hasta el diario en el que escribe no deja de mostrar su extrañeza ya que ningún organismo nacional ni internacional ha encontrado indicios de fraude en el proceso electoral peruano, personalidades del mundo de la literatura y el periodismo como César Hildebrandt igualmente muestran su decepción por su inexplicable posición antidemocrática. ¿O será que de ese Vargas Llosa que todos admiramos alguna vez sólo va quedando el extraordinario manejo de la lengua castellana, que los años se lo van llevando?

Nunca dejaremos de admirar el genio que fue Mario Vargas Llosa, prodigio de la literatura, la política le fue siempre esquiva y tuvo la desgracia de toparse con un contrincante que no solo lo derrotó electoralmente, sino que fue su verdugo, políticamente hablando, y algo inexplicable que el psicoanálisis podría explicar es el extraño retorno a quienes lo destruyeron haciendo escarnio de su bien ganado nombre.

Aún así, todavía tenemos la esperanza que lo dicho por MVLL pertenezca al mundo de la ficción, al cual nos tenía acostumbrados, me quedaré siempre con aquella respuesta que dio luego de recibir el premio nobel a una periodista de CNN en español, ante la pregunta: ¿A que debe aspirar el ser humano?, la genialidad de nuestro escritor atinó a responder: “Llegar vivo, hasta el día de su muerte”.

Continúa leyendo