200 AÑOS DE INJUSTICIA… ¡QUÉ SE PUEDE CELEBRAR!

 200 AÑOS DE INJUSTICIA… ¡QUÉ SE PUEDE CELEBRAR!

Estamos a punto de cumplir 200 años de independencia, desde que José de San Martín, proclama la libertad luego de estar sometido al yugo español, donde los peruanos anteriores a estos 200 años, vivían una vida social, familiar y política, sin ser dueños de sus propias acciones, sin ser libres de sus propias actitudes.

Si anteriormente el humillante sometimiento era por una realidad imperativa de los que hacían uso y abuso del poder; hoy en nombre del sistema de gobierno republicano instaurado en 1821, que traía supuesta representación de poderes a través de los órganos democráticos de elección, no se diferencia en nada con nuestra actual coyuntura golpeada por la extrema derecha del fujimorismo, que se resisten a perder el poder de enriquecimiento ilícito que por décadas gozaban.

Dicen defender la democracia cuando en nombre de este sistema inventan mil maneras en la gente poco informada creando anarquía en la población, en la sociedad con la subida del dólar y el combustible, que impacta totalmente en la acaparación y subida de artículos de primera necesidad.

La humillación sigue cada vez más indignante a través de una heredera nipona que se resiste aceptar su derrota. No es solamente la derrota de ella, sino de toda una organización de la derecha con una infinidad de intereses personales, económicos y políticos que durante varios quinquenios de gobiernos humillaron y sometieron a nuestra sociedad a los vaivenes psicosociales de dependencia hacia un sistema neoliberal que celebra la poca cultura y educación de la gente para seguir explotándolo.

Esta nipona heredera de una vida fácil a través de su padre sentenciado a 25 años de cárcel, sabe muy bien que perdió desde la noche del 06 de junio y desde entonces empezó a armar con la complicidad de su organización mafiosa toda una obstrucción al desarrollo electoral del JNE, y que lo viene insistiendo cada día con nuevas leguleyadas demostrando que nunca fue una mujer de éxito, porque el ser humano que sabe de triunfos, sabe reconocer sus derrotas y celebrar sus victorias.

Te puede interesar:  MIRAN LA TRAICIÓN DESDE UN SOLO ÁNGULO NEGATIVO

Insiste tanto en sus leguleyadas, porque sabe muy bien que estas elecciones de segunda vuelta, fue su última de sus cartas que se jugó (hablemos ya de un pasado oscuro de estas elecciones); pero, como su incapacidad de política que no es y su personalidad nula en humildad, seguramente le hacen ver alguna escurridiza esperanza que se esconde cada vez más de sus posibilidades, porque nació con el ADN de la derrota.

EL FUJIMORISMO NUNCA DEBIÓ PARTICIPAR EN LA VIDA POLÍTICA

Esta mujer nunca debió haberse metido a la política. Toda esta familia Fujimori, jamás deberían haberse metido a la política. La nipona cuánto favor le hubiera hecho al Perú con su no participación. No hablaríamos de un mal socio llamado Montesinos que demostró últimamente con audios que sigue siendo el hombre oscuro y oculto del fujimorismo; no hablaríamos de los 11 muertos de la Cantuta, incluyendo a un profesor universitario; no hablaríamos de casi todas las empresas estatales vendidas, y producto de este negociado lo desaparecieron 6 mil millones de dólares.

No hablaríamos del autogolpe del 92 que permitió el nacimiento de la actual Constitución que prioriza totalmente a una clase social acomodada, que permite la repartija del poder político y económico a los que tienen más, que permite que el nivel de justicia sea administrado y seleccionado como el caso del Tribunal Constitucional a través de congresistas corruptos que tienen casos pendientes para dar cuenta a la justicia. Convirtiéndose así ese Tribunal en una caja de pandora de salva vidas para muchos políticos que apelan a sus antros jurídicos de malos tribunos.

Te puede interesar:  Nuestras ciudades ingobernables

En fin, no hablaríamos de esa cobarde huida de Alberto Fujimori, cuando los vladivideos salieron como bombas en el país llevándose más de 40 maletas. ¡llenadas de piedra o de ropas!… Millones de dólares.

La no participación en la vida política, hubiera empezado por el padre, que era un desconocido rector de una universidad y conductor de un programa agrario en un canal de televisión de señal abierta.

De hombre astuto a la ambición del poder político y económico tuvo mucho. Su hija es la heredera de esa ambición desmedida.

Continúa leyendo