El poder de las minorías

 El poder de las minorías

Lo que viene ocurriendo en nuestro país en los últimos tres años es digno de destacarse, pues en este corto tiempo los “movimientos telúricos de gran magnitud” no han dejado de sorprender y nuestra inmadura y endeble democracia representativa, continúa estoicamente, soportando estos embates que parecen nunca acabar.

El suicidio de un expresidente, la renuncia, la vacancia de otros dos y el cierre del congreso son solo alguna de estas manifestaciones que han puesto al país en el ojo de la tormenta mundial que no logra entender ni encontrar una explicación lógica a lo que viene ocurriendo y por si fuera poco, más de la mitad de este tiempo sumergidos en una crisis de salud por la pandemia, ocupando el último lugar en la gestión del Covid 19, principalmente, por el número de fallecidos por cantidad de habitantes, indicador que nos pone en una posición de vergüenza global.

La democracia representativa es la que ejercemos en nuestro país y supone que los ciudadanos delegan las funciones de gobierno en personas elegidas por ellos mismos, es decir, si tenemos autoridades elegidas por votación popular, éstas actúan de acuerdo con nuestro mandato, en el caso del congreso, tiene la representación nacional y lo que ahí vemos como una muestra, es lo que tenemos como representación nacional, es el espejo donde podemos mirarnos como nación.

Vivimos una etapa crucial para el futuro del país y a nuestra representación nacional le toca elegir a los miembros de una de las instituciones más importantes para la consolidación de nuestra democracia, como es el Tribunal Constitucional (TC), el órgano jurisdiccional encargado de tutelar el estricto cumplimiento de la constitución política del Perú y la única, efectivamente, la única que tiene la competencia de interpretarlo, por lo tanto, un miembro de este tribunal debe ser una persona calificada para llevar sobre sus hombros tremenda responsabilidad, una trayectoria de vida intachable que permita a la ciudadanía tener la confianza en que sus derechos estarán bien resguardos y al entorno internacional el mensaje de seguridad jurídica que atraiga inversiones.

Te puede interesar:  ¿Dónde está la razón?

Nuestro congreso lleva ya dos semanas buscando, a través de la mayoría, elegir a los miembros del tribunal y hasta la fecha no logran reemplazar a ninguno, debido principalmente al poder de las minorías en el congreso, ya que para lograrlo se requieren de los dos tercios de la representación nacional y es aquí donde queremos destacar la importancia de tener también una minoría calificada, pero esta calificación viene dada por la calidad que deben tener nuestros congresistas para no dejarse avasallar por la mayoría, más aún, teniendo en cuenta a quienes estamos eligiendo en este proceso y lo que significará para nuestro futuro.

La elección de los miembros que reemplazaran a los actuales integrantes del TC, es quizás la responsabilidad mas grande que un congresista tiene, ya que representa la cabeza de nuestro sistema jurídico, donde descansa nuestra seguridad, que el imperio de la ley prevalecerá por sobre todo, y el estado de derecho será una de las columnas de un país mas justo y las personas que la integran deben estar fuera de todo cuestionamiento, mas del tipo ético y moral que el académico, por otro lado esperemos que nuestros actuales representantes declinen en la intención de imponer tribunos y a esa minoría calificada mantener sus valores y principios para que esta elección sea de responsabilidad del próximo congreso que esperemos ponga el interés del país por sobre todas las cosas.

Necesitamos reforzar la estructura de nuestra joven democracia, tantas veces interrumpida a lo largo de los 200 años que tenemos como república, no reneguemos del congreso ya que son producto de la elección y nos representan, vayamos paulatinamente haciendo que esas minorías que hoy son capaces de detener un proceso viciado, mañana se conviertan en una mayoría que lleve a nuestro país por el camino del desarrollo y la competitividad.

Te puede interesar:  ACCIDENTES INFANTILES EN CASA SEGUNDA PARTE

 

Continúa leyendo