Criptomonedas y Elon Musk, una historia de amor-odio

 Criptomonedas y Elon Musk, una historia de amor-odio

Los coches que fabrica Tesla ya no pueden comprarse con bitcoins, ¿razón? la cripto minería consume mucha energía, y la mayor parte de dicha energía no proviene de fuentes amigables con el medio ambiente, lo cual es un problema para Elon Musk, quien fundó Tesla -además de para ganar dinero- precisamente para que sirviese de catalizador en el cambio del automóvil que funciona a base de combustibles fósiles hacia el automóvil eléctrico, pero entonces ¿Por qué en un primer momento se permitió la compra de coches con bitcoin y ahora no, pero luego declaró que no piensa vender más bitcoins, haciendo referencia a que tiene manos de diamante -manos fuertes que no dejarán escapar un activo por las turbulencias del mercado-? ¿Está troleando a la criptomoneda más valiosa del mundo? ¿Aún es el visionario empresario un acérrimo partidario de Dogecoin?

Una ballena de bitcoin

 Algunas de las opciones disponibles para aquellos que deciden invertir en bitcoin son, por ejemplo, a través de una plataforma de trading online -es decir, con CFDs y apalancamiento, sin comprar el activo y vigilando de cerca el riesgo implícito del propio apalancamiento- o bien son pequeños tenedores de bitcoin o camarones -en bitcoin los holders se clasifican con animales marinos, un camarón tiene menos de 1 bitcoin, un cangrejo entre 1 y 10 bitcoin… y así hasta la ballena jorobada, que tiene 5.000 o más bitcoins- e individualmente tienen una influencia marginal en el mercado, mercado en el que influyen principalmente las ballenas, vendiendo, comprando e incluso hablando bien o mal de un activo en concreto, a pesar de lo cual el caso de GameStop ha demostrado el poder de decenas de miles de pequeños inversores organizados.

Pues en este caso Tesla es una ballena de bitcoin, una ballena gigantesca de hecho, ya que si en febrero la compañía se gastó 1.500 millones de dólares en bitcoin -cuando bitcoin se movía sobre los 39.000 dólares-, una simple operación matemática da como resultado que Tesla debía haber adquirido más o menos 38.000 bitcoins y a pesar de que a finales de abril la compañía vendió un 10 por ciento de sus reservas de bitcoin, Tesla aún posee una cantidad descomunal de dicha criptomoneda, de ahí que Elon Musk dijese en mayo que la compañía tiene manos de diamante, porque conserva la sangre fría y de paso los bitcoins.

¿Elon Musk es un elemento desestabilizador?

 No pocos analistas del mundo de las criptomonedas se quejan de que Elon Musk y otras personalidades tienen demasiada influencia en la cotización de bitcoin, ya sea para subir o bajar el precio, y aunque puede que tengan razón es inevitable que en un mercado tan joven y con una capitalización relativamente pequeña actores con tanta influencia y capital muevan la cotización arriba o abajo simplemente con sus actos o declaraciones.

SpaceX colocará un Dogecoin en la Luna

 Pero no todas las criptomonedas despiertan los mismos sentimientos negativos en Elon Musk, ya que el empresario quiere enviar a su criptomoneda fetiche, Dogecoin, a la Luna, en un programa espacial pagado en su totalidad con dicha criptomoneda, y que llevará el nombre de DOGE-1, ¿otra excentricidad del multimillonario o proyecto serio que arrastrará el precio de Dogecoin hacia nuestro satélite natural? Falta poco para saberlo, ya que está previsto que la misión se lance durante el primer trimestre del 2022.

Camarones y traders minoristas

 Pero olvidando por un momento las veleidades, venturas y desventuras de los grandes tenedores de criptomonedas y volviendo al nivel en el que se mueven la mayoría de los mortales que dedican parte de su dinero -un dinero que siempre estará en riesgo de perderse, así que debe ser dinero que no se necesite en el corto o medio plazo- a su actividad inversora, se debería hacer caso a algunas advertencias.

La primera advertencia es la del párrafo anterior, el dinero invertido es dinero con el que no se debe contar, ya que se puede perder o bien puede obligar al inversor o trader a vender en pérdidas en caso de que se necesite urgentemente y el mercado se encuentre en una fase bajista.

La segunda es tener mucho cuidado de la plataforma en la cual se opera, ya que los casos de estafas no han sido extraños ni al mundo de las criptomonedas ni al mundo de las inversiones en general, por lo tanto utilizar las reseñas de exchanges y en el caso de las plataformas de trading online reseñas de brókeres en Latinoamérica para separar el grano de la paja permitirá aprovechar la experiencia ajena en beneficio propio.

Por último, inviertan sólo en aquellos activos y con aquellas operativas que conozcan o estén dispuestos a estudiar, si no se hace de esta forma, el riesgo aumentará.

 

Continúa leyendo