CANDIDATA DE LA DERECHA SE HACE LA VÍCTIMA

 CANDIDATA DE LA DERECHA SE HACE LA VÍCTIMA

Estamos ya notificados todos los peruanos conscientes del País, que Patria Libre con el maestro Pedro Castillo Terrones, recibió desde un principio el voto mayoritario por el verdadero cambio que los ciudadanos de a pie anhelamos; pero aquí la que empieza hacerse la víctima es la candidata de los grandes monopolios y millonarios del país, que empieza a vociferar “fraude fraude fraude” … “nos están robando los votos”.

Empieza a desesperarse esta señora juntamente con su equipo que están demostrando que tienen intereses personales y de grupo que está por encima de los intereses de los ciudadanos y por encima de los agudos problemas del país.

Los problemas del país, su nivel social, sanitario y educacional al fujimorismo no le importa nada. Esas millonarias promesas que ofreció, sin estar en su plan de gobierno, le pinta de cuerpo entero, lo que le importa es, aferrarse al poder cueste lo que cueste. Y lo está demostrando de una manera maliciosa.

Keiko quiere aferrarse al poder por tres cosas: para verse libre de las acusaciones judiciales que están en su contra; para mantener a las grandes empresas monopólicas exoneradas de impuestos; para sacarle a su padre de la cárcel dorada, y que lógicamente haría uso y abuso del famoso indulto, que esta nueva legislatura debe derogarlo, juntamente con el sueldo vitalicio de los ex jefes de Estado por ser atentatorios contra la pobreza y la justicia.

Estos son sus tres objetivos de esta señora de sangre japonesa que de sangre peruana no tiene nada. Esto es la intencionalidad de la clase política tradicional de Lima, que no reconocen la voz del Perú profundo, que pensaron y siguen pensando que suficiente con que hayan obtenido el voto mayoritario en Lima, creen que tienen ya la suficiente facultad para seguir haciendo con el manejo político la mejor herramienta para sus intereses personales.

Te puede interesar:  Lo primero y lo segundo…

Se aferran también a votos del extranjero de gente que, según mi propia lógica, no debería determinar para nada el resultado de una elección, porque esa gente no vive el día a día el sufrimiento del país; migraron a otros lugares porque quisieron y estando ya acomodados económicamente en el extranjero, el sistema electoral peruano les debería dar las reglas de juego no para variar resultados en contra de un candidato respectivo, lo que podría ocurrirle por ejemplo a Pedro Castillo, que por votos del centralismo de Lima y por votos de gente que migró al exterior, se quiere poner como determinante estos casos.

La intencionalidad maquiavélica de la prensa escrita, televisiva y radial de Lima, lo dice todo: sus intereses están por encima de los intereses del país. Nunca se desesperaron tanto como en esta elección que tienen por primera vez como candidato a punto de llegar a palacio a un hombre del Perú profundo.

EL TÉRMINO: NO MÁS POBRES EN UN PAÍS RICO, LES ASUSTÓ

Basta que haya dicho, Pedro Castillo, que alguna prensa escrita y televisiva es basura, cual desenfrenados mentales empezaron a escribir y vociferar durante toda esta campaña con términos insultantes contra Pedro Castillo, que es un “terrorista”, “comunista”, a tal extremo que quisieron responsabilizarle de esas inocentes víctimas de San Miguel del Ene en el VRAEM.

En el gobierno de García, de Ollanta, de Toledo, del fugaz PPK y de su cómplice Vizcarra, toda la prensa corrupta y mermelera se sintió complacida y la gran mayoría empezaron hacer espíritu de cuerpo con la corrupción comprobada del fujimorismo que, en su dictadura, cerró la boca a la mayoría de medios de Lima a través de fabulosos billetes vía Montesinos.

Te puede interesar:  Votación Amazónica

Toda esta campaña perniciosa de la derecha mafiosa de Lima y de esos medios de comunicación que perdieron el verdadero sentido de imparcialidad de la información, todos estos en conjunto, pensaron y siguen pensando que el jefe de Estado siempre será un blanquiñoso de temple aristocrático; que siempre será de Lima o de alguna región próspera, nunca se metieron en la cabeza y no lo aceptan hasta hoy que un chotano, provinciano, y maestro de aula, sobre todo, dirija los destinos del país.

Les asusta el lenguaje del maestro Pedro Castillo, cuando dice “no más pobres en un país rico”; “se acabó la planilla dorada”; “reglas justas y claras”. Son términos que ningún candidato en toda la historia electoral del país empleó.

Les importó ganar a nivel de Lima, por ello nuestro país tiene un desarrollo desigual. La mayoría del voluminoso presupuesto de todos los ministerios se centra y se agota en Lima. Incluso, llegaron a centralizar al idioma castellano, sosteniendo soterradamente que en la costa se habla el castellano de una manera perfecta. Idioma estándar, lo llaman, equivocadamente.

Esto con Pedro Castillo, es el inicio del fin, y desde ya es un largo camino quitar de la mente y el corazón el resentimiento de fracaso de las grandes mafias de la derecha, que ni siquiera son hidalgos en reconocer su derrota, donde la mayoría de peruanos hace años que lo viene repitiendo hasta el cansancio:

¡BASTA YA DEL FUJIMORISMO CORRUPTO Y LA DERECHA MAFIOSA!

Continúa leyendo