Lo prohibido encandila

 Lo prohibido encandila

Todos los sabemos, lo prohibido encandila, derrite, emociona, excita, es ese juego que nos endulza como la miel. Somos dos los que pecamos y tres, si queremos agrandar el grupo de estafa emocional.

“Eres la única, te amo y no quiero perderte”. Todas hemos escuchado estas frases y hemos caído redonditas creyendo que el susodicho es plenamente exclusivo de nuestro amor.

Volvemos a hablar de este pecado carnal que ha sido pasado de generación en generación y actualizado según la época en la que se desarrolla. ¿Quién no ha conocido a ese que apuesta al doble juego en la ruletita del amor? Muchos habrán respondido positivamente y con una sonrisa cómplice, pero se han preguntado ¿Qué genera una infidelidad?

Una infidelidad es propiciada por los tres elementos de la Regla de las C: Curiosidad, Calentura y Confidencialidad. El infiel engaña porque simplemente quiere y puede hacerlo, porque se dio la situación y porque cree que nadie lo sabrá.

Y aquí entramos a tallar las engañadas, porque queremos controlarlo para que no saque los pies del plato, sin tener en cuenta, que cuando quiere cambiar de menú, lo hará sin pedir permiso, se empachará , tomará un sal de andrews y volverá a casa.

Para la mayoría de nosotros, las relaciones deben ser monógamas (solo de dos). Cuando existe un tercero, se suele expresar que se está viviendo una infidelidad y eso duele y ofende ¿Cómo es posible si yo le di todo? Y así comienzan los reproches.

Los tiempos han cambiado y nos hemos vuelto más cambiantes que nunca. Cambiamos de pareja, de comida, de ropa, de gustos musicales y hasta de partidos políticos. Somos infieles en todo sentido y es que a la naturaleza humana le gusta variar y expandirse a nuevas aventuras.
Muchos dirán, “¿Ahora a esta loca qué le pasa? ¿De cuándo acá retoma a temas de infidelidad? ¿Qué tanto le afecta?”. Bueno, en realidad la infidelidad es un tema de siempre y en pandemia como diría César Acuña, se ha incrementado “como cancha”.

Te puede interesar:  Lo primero y lo segundo…

El amor y la fidelidad no se exige, eso nace del respeto y de ese sentimiento que une personas para compartir su vida. ¿Qué complicado debe ser no confiar en alguien y vivir en un calvario pensando con quién está y a qué hora regresa a casa? Volverse una especie de espía no sirve de nada, solamente te consume cada día.

Mujeres y hombres, vivan relajados, no celen y controlen a sus parejas, porque quien quiere estar con otra persona, ni teniendo Gps en los testículos o senos se detendrá.

Esta pandemia nos ha situado para estar con quien debemos estar, con los familiares, amigos y la pareja adecuada, aquella que vale la pena y eso debemos rescatar y atesorar.

Y por último, la infidelidad no mató hasta el momento a nadie, es más, dicen por ahí que una persona sin cuernos, es un jardín sin flores. Según tú experiencia, ¿Crees que sea cierto eso?

Si vas a ser infiel que sea con los políticos, porque a ellos no les importas, solo quieren tu voto y ya. Así que ya sabes, piensa bien en eso este domingo.

Continúa leyendo