domingo, julio 3, 2022

El gigantesco hundimiento de una civilización y la luz al final del túnel

Las terribles noticias que impactan ferozmente a nuestra sociedad estupefacta y el estado de ansiedad general causado por las muertes de tantos conocidos por la covid-19, o los asesinatos tan cruentos que nos han espantado esta semana en Tarapoto, así como la angustia generalizada, además el odio y polarización política en nuestros conciudadanos, nos llevan a buscar ¡ay! nuevamente los manantiales de paz y sabiduría que SOLO una concepción espiritualista sabia, equilibrada y bien concebida nos puede ofrecer.

Todas estas manifestaciones tan acentuadas y esa BÚSQUEDA de comprensión de las colectividades hoy en día, no nos pueden sino recordar las profundas enseñanzas de los Libros Sagrados de Sabiduría Universal         (Biblia, Evangelios, Vedas, Corán, etc.) actualizadas en el Pensamiento de los Maestres Dr. Serge Raynaud de la Ferrière y Dr. David Juan Ferriz Olivares quienes ILUMINAN la conciencia mundial para una mayor COMPRENSIÓN (ver: www.magnanet.org).

Así, leemos del primer autor, reconocido como el Avatar (Cristo Rey, Mesías, Maitreya, Kalki, Madhi) anunciado en todas las culturas:

“Estamos asistiendo actualmente al hecho capital de un momento particularmente crítico, al monstruoso hundimiento de toda una civilización (…) que no está hecha a nuestra medida, la cual nos hace perecer y que perece con nosotros. Dejemos que estas manifestaciones se hundan solas, sin nosotros; quedémonos a la expectativa, no participemos en este gigantesco hundimiento (…)”

“La decadencia de la civilización materialista demuestra, sin asomo de duda, el monstruoso error en que incurren aquellos para quienes la religión y el espíritu religioso, era en general “el opio de los pueblos”; aquellos para quienes la vida no tiene sino un solo fin: “enriquecerse”, elevar su situación social y material; aquellos para quienes el amor al prójimo, la fraternidad, la propia perfección, el desprendimiento interior son letra muerta, u objeto de risa o, aún más, de malentendidos, discordias, y a veces de golpes.”

Te puede interesar:  ¿Fiesta para Comer Pescado?

Y agrega su Discípulo Predilecto y Apóstol del Saber, el Maestre Dr. David Juan Ferriz Olivares a la CÉLULA FAMILIAR como un factor PRIMORDIAL para acceder a la conquista mundial de esa “luz al final del túnel” que es la Edad de Oro, saliendo de esta época terrible y abismal de la Transición:

“Al definir la familia como factor esencial para la paz, asume el núcleo familiar el primer momento donde se inicia la educación para la convivencia social, para el respeto absoluto a la dignidad humana dentro de la diversidad de identidades. El diseño en el seno de la familia debe prefigurar adentro para mejorar afuera, o sea, educar a la familia con el objeto de cambiar la vida y alcanzar la paz. Hay que facilitar el aprendizaje de nuevos patrones culturales en [1] la erradicación de la opresión sexista, [2] la violencia, [3] el egoísmo, [4] la hipocresía en las relaciones familiares, [5] la inversión de los valores morales y éticos, [6] la primacía del lucro, [7] la manipulación y el autoritarismo, [8] la ideología machista, autocrática y autoritaria, [9] la unilateralidad en la toma de decisiones y el agravamiento de la condición femenina a causa de la crisis y [10] de la deuda del Tercer Mundo que pone en peligro la paz.”

Este llamamiento a nuestra INDISPENSABLE participación activa nos permite comprender por qué Robert Godet (1954) explicaba que la Edad de Oro anunciada no vendrá “por arte de magia” pues, SI BIEN ES CIERTO QUE EL CRISTO YA HA VENIDO NUEVAMENTE, es infantil creer que ÉL solucionará todo sin nuestro SEGUIMIENTO y participación consciente.

Te puede interesar:  Cuestionándonos a nosotros mismos

Así leemos:

“El fin del mundo al cual asistimos no es más que el fin de una manera de ver el mundo. Esta es la marca extraordinaria de la revolución mental que surge de nuestro apocalipsis: LA ERA DEL AGUADOR DARÁ A CADA UNO LO QUE CADA UNO DÉ. Aquarius, la era de la Conciencia, exige la participación activa, voluntaria y consciente de los hombres para lograr ser realizada.”

A diferencia de todo lo que hemos conocido hasta ahora, es el mundo el que necesitará que el hombre SEA, antes era el hombre el que necesitaba que el mundo existiera.”

“Así, a la luz de esta nueva visión, nuestra vida ahora puede recuperar todo su significado. Porque la era de Acuario no comenzará de inmediato, en este o aquel año: es inútil asumir fechas y estudiar profecías. La Era de Acuario comenzará, para cada uno de nosotros, con su primera toma de conciencia, marcada por el olvido de uno mismo. La FE es el DAR de Sí a los demás. La Conciencia es el gozo de la Unión, donde tu y yo nos convertimos en uno. Así, pasando del dominio de la Fe al de la Conciencia, el hombre pasará naturalmente de la Era de los Peces a la Era del Aguador.”

“Este paso solo puede ser individual, pero su preparación puede y debe ser colectiva (…) Ahora tengo la absoluta certeza de que solo una nueva Obra [ver: www.magnanet.org], tanto individual como social, unirá a los hombres en una nueva caballería, para permitir al espíritu, en estos tiempos de desmoronamiento, sembrar con sus semillas eternas, el suelo siempre fértil del Presente.”

Te puede interesar:  Forjando el carácter ético en nuestra sociedad

“Dedicarse a tal Obra que de un solo golpe lleva del infierno a las estrellas, no es una obra vana. Es participar en el trabajo mismo de Dios.”

Así pues, será cumplido objetivamente el Reino de Dios sobre la Tierra…

Artículos relacionados

Mantente conectado

33,039FansMe gusta
3SeguidoresSeguir
1,807SeguidoresSeguir

últimos artículos