sábado, julio 2, 2022

¡No descuidemos a la niñez!

José Quisocala empezó a los 7 años en Arequipa el Eco-Banco Cooperativo para niños que transforma el reciclaje en dinero y promueve el emprendimiento, proyecto que ganó el Premio Climático Infantil en 2018. La delegación peruana de matemática conformada por cuatro adolescentes obtuvo la medalla de oro en la Olimpiada Iberoamericana y la escolar Carla Fermín consiguió la medalla de oro en la Olimpiada Femenina de Matemática, ambos en 2020.

En diciembre pasado, el niño tarapotino Hiram Reátegui de 10 años logró el primer puesto en el Concurso Latinoamericano de Piano “América para todos” donde se presentaron más de 200 participantes. Cuatro años antes, Franz Navarro fue reconocido por promover el cuidado del medio ambiente y reducir las cifras de violencia infantil gracias a la implementación de baños secos, ecohuertos y sistemas de captación de agua en su localidad de San Andrés, en el distrito de Belén en Loreto.

Así como María, José, Juan, Rosa, Carlos y miles de niñas, niños y adolescentes peruanos están resistiendo de manera valiente una pandemia que los afecta gravemente en su salud emocional, que ha agravado los niveles de desnutrición crónica y la anemia en el país y donde más de un millón de escolares no reciben una adecuada educación desde el año pasado según informa la Defensoría del Pueblo.

El pasado 11 de abril el proceso electoral dejó de lado un importante día de conmemoración. Según la ley N° 27666, el segundo domingo de abril es el Día del Niño Peruano que tiene como objetivo que el Gobierno presente al Congreso y al país los planes anuales para cumplir con las medidas contempladas en la Convención de los Derechos del Niño de 1989.

Te puede interesar:  ALGUNOS MITOS SOBRE LOS ALIMENTOS

Los derechos universales de niñas, niños y adolescentes que el Estado debe promover y proteger son el derecho a la vida, a la identidad, a la educación, a la protección, a la integridad física y mental y a la no discriminación. La fecha es “importante porque recordamos que la crianza debe tener un trato de ternura y de comprensión a base de diálogos” recuerda Natalia, liberteña de 16 años, de la Alianza Nacional de Líderes de Transformación.

El Día del Niño Peruano nos recuerda que se debe eliminar la violencia física y psicológica y como afirmaba Lily Caballero de Cueto, impulsora de la creación de las bibliotecas infantiles en el Perú, “los chicos deben ser organizados, ordenados, que se levanten temprano, que cumplan sus deberes, que estén limpios, que también asuman sus responsabilidades. Siempre con alegría y comunicación”.

En estos tiempos en que los sentimientos de ansiedad y depresión de los menores se manifiestan en rabietas, gritos, llantos o momentos de cansancio y tristeza es importante escucharlos, hablarles, darles muestras de cariño, hacer ejercicio o caminatas juntos, leerles, incentivarles a que expresen sus emociones a través del arte y del juego.

Así como los educamos podemos también aprender de ellos a ser espontáneos, alegres, inclusivos, agradecidos y sorprendernos con las situaciones y objetos sencillos de la vida. Entender como adultos que debemos ser modelo de tolerancia y enseñar que los errores son también una oportunidad de aprendizaje.

Los adultos de hoy fuimos niños antes, no olvidemos que la huella emocional que se va generando por el vínculo entre el adulto y el niño influirá en su vida futura. Logremos junto al poeta Walt Whitman “¡Una hora de locura y alegría! / ¡Moverse libremente! ¡Amar libremente!” para saludar, abrazar, besar y cuidar a nuestros hijos, sobrinos o nietos siempre con entusiasmo.

Te puede interesar:  ¿Fiesta para Comer Pescado?

     Oswaldo Díaz Chávez

Periodista y Docente de Literatura

Artículos relacionados

Mantente conectado

33,041FansMe gusta
3SeguidoresSeguir
1,807SeguidoresSeguir

últimos artículos