Claves para prevenir el estrés en los estudiantes durante pandemia por el COVID-19

 Claves para prevenir el estrés en los estudiantes durante pandemia por el COVID-19

Los síntomas ocasionados por el estrés son tensión muscular en el cuello, la espalda y la mandíbula; dolor de cabeza y estómago; dificultades para dormir; cansancio, entre otros.

Lima, 7 de abril de 2021. Los cambios de rutina y las clases llevadas ahora a distancia por la pandemia del COVID-19, en los colegios, institutos y universidades pueden ser grandes generadores de estrés en los estudiantes peruanos, si no se organizan de manera adecuada. Así lo asegura Daphne Villalba, psicóloga y especialista de la Oficina de Bienestar del Beneficiario del Programa Nacional de Becas y Crédito Educativo (Pronabec) del Ministerio de Educación.

“El estrés es un sentimiento de tensión física o emocional que proviene de cualquier situación que nos haga sentir frustración y temor”, explica la experta. Aclara que el estrés no es malo porque nos ayuda a superar diversas exigencias y demandas que enfrentamos en nuestra vida. El problema surge cuando estas desbordan la posibilidad de control.

Son varios los motivos por los que los estudiantes pueden sentirse estresados. Figuran desde grandes eventos hasta pequeñas dificultades que se presentan en el día a día, como iniciar una nueva etapa académica en la universidad, culminar los estudios, el fallecimiento o enfermedad de algún familiar o amigo. Pueden ocasionarse por otros aspectos involucrados al tema educativo, como rendir exámenes en poco tiempo, exposiciones, realizar trabajos de investigación, dificultad para comprender algunos temas y la competitividad entre los compañeros.

“Si a un estudiante le preocupa, por lo menos, tres de estas causas podría estar atravesando un cuadro de estrés”, indica la psicóloga. Entre los síntomas destacan tensión muscular en el cuello, la espalda y la mandíbula; dolor de cabeza y estómago; dificultades para dormir; cansancio; taquicardia y aumento o disminución de apetito. Además, se manifiestan señales conductuales, como poca motivación para estudiar, irritabilidad, aislamiento de los amigos, así como problemas de concentración y memoria.

Te puede interesar:  ¡Por misericordia, cuidémonos!

Según Daphne Villalba, una palabra clave para comprender y afrontar el estrés es el control. “Es importante reconocer que nosotros no podemos controlarlo todo. Hay varios métodos que se pueden aplicar para afrontar este sentimiento de tensión, como realizar una pausa y priorizar los problemas más urgentes. Deben preguntarse también qué han hecho en el pasado para superar situaciones difíciles y si hay alguien quien pueda ayudarlos a resolver el problema”.

La experta brindó diez claves para prevenir el estrés:

  1. Planifica con anticipación. Implica saber qué es lo que debes hacer, en qué fecha, los materiales o insumos que necesitan, entre otros detalles. Diseña un horario con la ayuda de una agenda, del celular o un planificador. Puedes usar alarmas y recordatorios.
  2. Toma pequeños descansos cuando estudies. Opta por realizar algún estiramiento o solo despeje la mente.
  3. Separa un tiempo para realizar actividades que disfrute en sus ratos libres. Puede leer, ver película, bailar, cantar, pintar, etc.
  4. Organiza un ambiente adecuado para estudiar. Evita estudiar en la cama. Debes tener un espacio iluminado, ordenado y cómodo para estar enfocado. Se recomienda dejar el celular y ponerlo en silencio.
  5. Utiliza diversas técnicas de estudio. Todos tenemos diferentes maneras de aprender. A algunos les ayudará tomar notas; a otros, resaltar los textos o realizar resúmenes y mapas conceptuales.
  6. Cuida el sueño. Establece un horario fijo para ir a dormir y para despertarte. No te amanezcas estudiando un día antes del examen. Además de tener sueño, te generará ansiedad.
  7. Evita descuidar tu alimentación. Procura comer frutas, verduras y alimentos bajos en grasa. Incluye en tu dieta mucha agua para mantenerse hidratado.
  8. Realiza alguna actividad física de su preferencia, sin exponerte. Puedes correr, hacer yoga, entre otras, que no signifiquen estar con muchas personas en la calle.
  9. Busca ayuda cuando lo necesites. No tengas miedo de pedir apoyo, siempre hay alguien que te dará la mano.
  10. Proponte metas reales, sin ser perfeccionista. Recuerde que el éxito no es perfección, lo importante es dar lo mejor de uno.

Continúa leyendo