¿EL PERÚ, PRÓXIMO EN OXIGENACIÓN O ASFIXIÓN?

 ¿EL PERÚ, PRÓXIMO EN  OXIGENACIÓN O ASFIXIÓN?

Este domingo 11 de abril, se pintará el tipo de país que somos o queremos ser:

o emprendemos las bases para un país fuera de la clase política tradicional que hizo del poder de gobierno el peor escenario dominado y sujetado a los que hicieron el gran negocio económico de sus vidas, o emprendemos una nueva oxigenación de la clase política en el país.

Los que hicieron el gran negocio: ahí está la impune lacra dirigencial del fujimorismo; ahí está la impune lacra dirigencial del aprismo cuando eran gobierno; ahí están los grandes financistas banqueros que cobran en intereses, millonarias sumas a millones de ciudadanos que se ven(nos vemos) obligados a endeudarse en los bancos; ahí están los medios de comunicación capitalina, entre la prensa y la televisión que inicialmente son accesibles a las promesas de los candidatos, porque cuando son gobierno, reciben los dueños de estos medios como el grupo El Comercio, el grupo La República, sumas millonarias de publicidad que obligan cerrar la boca a sus periodistas para no hacerle la vida imposible a un candidato o a un gobernante.

Ahí están los grandes empresarios a través de la corrupta Confiep, supuestos emprendedores que aportan grandes sumas de dinero para que tengan un sitio preferencial en un probable gobierno del quien apoyan; ahí están las publicitadas encuestadoras que se dejan comprar para colocar en los primeros lugares a candidatos ranqueados en la estafa política y desde ya en la mafia de la corrupción.

Se imaginan ustedes señores, seguir participando en la vida política la hija del corrupto y sentenciado Fujimori, una mujer que tiene pendiente la justicia para que se aclare su caso con pruebas que la misma prensa lo presentó que son más que suficientes; un Hernando de Soto, que nunca tuvo trayectoria de identificación con el pueblo, porque siempre fue un criollo intelectual pituco, a tal extremo dándole una bofetada a la pobreza del país y negligencia de las autoridades por no estar a la altura de un país que vele por la vacunación y seguridad sanitaria de todos los peruanos, este señor de Soto, fácilmente agarró un vuelo rumbo al país norteamericano para asegurarse personalmente con la vacuna respectiva.

Te puede interesar:  MITOS Y VERDADES SOBRE EL FRÍO

Misma característica de un Vizcarra que viene haciendo lo imposible para que el Congreso no determine como castigo 10 años de inhabilitación pública, precisamente por lo irregular del manejo de esta pandemia cuando era gobierno y que buscó él y su entorno ponerse a buen recaudo suministrándose en secreto y de una manera ilegal la vacuna respectiva, mientras la gente iba muriendo y contagiándose a montones.

Cuando lo correcto debería ser que este señor y todos los que participan en política con acusaciones de corrupción sin castigo, deberían por lo menos ser sentenciados con la muerte civil, es decir, nunca más deberían ocupar cargos públicos y ni mucho menos pedir voto al pueblo que muchas veces nuestros coterráneos peruanos se dejan influenciar y convencer por los que siempre manejaron la política de una manera mafiosa y corrupta.

NADA QUE ESPERAR EN CANDIDATOS QUE HICIERON Y PRETENDEN SEGUIR HACIENDO UN GRAN NEGOCIO

Qué expectativa puede generar una cantidad de candidatos. El sistema electoral ya nos acostumbró que haya siempre en toda elección nacional, una segunda vuelta, costándole miles y miles de soles al erario nacional, cuando muy bien esa plata debería ser invertido en algo productivo como buscar las estrategias de desaparecer a la delincuencia que no perdona a nadie, pero el delincuente sí recibe no solo tolerancia de los gobernantes, sino sobre todo, impunidad de los fiscales y jueces, que también lógicamente son digitados por un sistema judicial putrefacto que perdió el sentido común de hacer justicia en el país.

Qué podemos esperar también de un candidato joven como Forcyth, que, dejando su cargo de alcalde en la victoria, se subió a la ilusión de sus impulsos políticos, cuando muy bien debería haberse hecho más conocido haciendo una gestión positiva hasta el último día de su mandato como alcalde, pero la presión de los que le rodean que miraron en él una gran oportunidad de seguir haciendo en la política el gran negocio de sus vidas, pesó mucho más.

Te puede interesar:  La hora de la gente con corazón

Qué se puede esperar de un Rafael López, que está comprometido con el fujimorismo y con la tecnocracia más acomodada del país que hace gala de sus millones, pero nunca los peruanos le conocieron como alguien que se identifique con los problemas del país y que es un tonto cuento que diga que la mafiosa Odebrecht, se iría del país.

Lo mismo, César Acuña, personaje también millonario con un patrimonio de dos billones de soles, pero con una gran pobreza al momento de hablar y que sus ideas son pobres también en argumentación y que dice dar trabajo a 10 mil personas en sus empresas que lógicamente todos están sujetos a él, por cuidar el trabajo, pero como Estado, jamás esperaría que más de 33 millones de peruanos, le sean sujetos de subordinación y como tal, no hay nada que esperar también en él.

Ya no hablemos de un Ollanta, que, si de verdad se administraría una verdadera justicia en el país… él, Keiko y Vizcarra, estarían por lo menos impedidos de participar en estas elecciones, hasta que la justicia determine sentencia o inocencia respectiva.

Pero sea lo que sea, son personajes ya muertos políticamente, y como tal son responsables del gran letargo social y económico que vivimos todos los peruanos.

Continúa leyendo