Tarapoto en las elecciones de 1962

 Tarapoto en las elecciones de 1962

Todas las fuerzas se encontraban en sus trincheras para el periodo electoral 1962-1968. Los fuertes eran Fernando Belaunde Terry, de Acción Popular; Víctor Raúl Haya de la Torre, del Apra; Manuel A. Odría Amoretti, por la Unión Nacional Odriista. El grupo progresista sería representado por Héctor Cornejo Chávez (Democracia Cristiana), Luciano Castillo Coloma (Partido Socialista del Perú), César Pando Egúsquiza (Frente de Liberación Nacional), Alberto Ruiz Eldredge (Movimiento Social Progresista) y Mario Samamé Boggio (Unión del Pueblo Peruano.). Mi abuelito Rodolfo Arévalo García sería un partidario acérrimo de Odria: “Hechos y no palabras”.

En 1961 habían visitado nuestra casa en Chazuta, don Américo Linares Reátegui y Eliseo Réategui Torres, del partido Aprista. En esa oportunidad nos habían obsequiado una historieta, del mismo formato en el que la editorial Novaro, de México, publicaba las aventuras de Tarzán, Superman, El Llanero Solitario, Domingos Alegres, y muchísimas más. La emisora Radio Tropical iba ya por su primer año de funcionamiento y sería la plataforma de las propagandas políticas y, en menor escala, las publicaciones “La Montaña”, y “El Sol”, este último de Pedro Emilio Torrejón Reyna. Uno de los fuertes del Apra sería don Guillermo Zambrano Venegas, quien tenía en su bodega “La Proveedora del hogar”, a uno de los dos establecimientos que vendían verduras de la costa.

El partido aprista tenía como candidatos a Ernesto García Vela, para la senaduría, y a Américo Linares Reátegui y Eliseo Reátegui Torres, para la diputación. El eslogan de campaña era: “Haya, Seonae, Arca Parró, García Vela, senador”. Los acciopopulistas llevaban a Jorge Melgar Saavedra. EL solgan de los acciopopulistas era: “Belaunde, Seoane y Polar, la fórmula que va a ganar”. Por el Frente de Unificación Sanmartinense, para la senaduría iba don Grimaldo Reátegui Weninger. Eran candidatos también: Reynaldo Rivera, Leonardo Bartra, Carlos del Águila (Fuente: Semanario “El Sol”, de Pedro Emilio Torrejón R. T, 03 de marzo de 1962). Nunca supe las razones por las que en las elecciones de 1963 Emilio Ocampo Rojas reemplazaría a don Ernesto.

Te puede interesar:  Aprendamos de ellos

La lucha política era frontal, abierta y con las armas desenvainadas. Pero nunca falta la gracia, el buen humor o la joda que le pone chispa a las campañas políticas, como si fuera un “meme” de estos tiempos, y les cuento: Cierta mañana, frente al cementerio de la ciudad de Tarapoto, un grupo de simplones dejaron amarrado un caballo extremadamente flaco y ya solo huesos y en sus regiones costales pintaron el logo circular del Apra que llevaba la inscripción de 1962-1968. Sin embargo, a nivel regional la guerra a muerte la protagonizaban los arevalistas y reateguistas. El líder nato de los primeros era el senador Víctor Manuel Arévalo Delgado; de los reateguistas, don Grimaldo Réategui Weninger, a quien conocí ligeramente. Eran políticos de otras épocas.

La lucha política terminó en nada, pues el 18 de julio de 1962 las fuerzas armadas dieron el golpe de Estado a Manuel Prado. (Comunicando Bosque y Cultura).

Continúa leyendo