Coronavirus: Cuándo usar una prueba molecular, antígena o serológica

 Coronavirus: Cuándo usar una prueba molecular, antígena o serológica

La elección de la prueba para detectar el coronavirus en el cuerpo de una persona depende de diferentes factores que solo un profesional de la salud debe evaluar.

Estas pueden ser la molecular, las de antígeno y las serológicas y se aplican dependiendo de la etapa en que se encuentre la enfermedad.

Luis Pampa Espinoza, miembro de la Unidad de Intervenciones Estratégicas del Instituto Nacional de Salud (INS), explicó que cuando una persona se contagia del covid-19 pasa por un periodo de incubación de 2 a 14 días, tiempo durante el cual el virus se reproduce en el organismo hasta llegar a un punto máximo en el que comienzan los síntomas. En ese lapso la probabilidad de detección del coronavirus está en su máximo nivel.

La prueba molecular y la prueba de antígeno detectan al virus mismo en las muestras de mucosa nasal o de saliva. Los resultados del primero pueden tomar entre 6 y 8 horas y los del segundo salen en menos media hora. En tanto, las pruebas serológicas -mediante muestra de sangre- no detectar al virus sino a los anticuerpos que aparecen cuando el organismo se defiende de la infección. Sus resultados salen en 15 minutos. Pero ¿en qué momento deben aplicarse una u otra?

“La utilidad de la prueba depende del día del inicio de los síntomas. No me debo hacer la prueba molecular dos semanas después de la enfermedad porque ya no habrá virus reproducible. La molecular puede ser la mejor prueba, pero depende del tiempo de enfermedad. La primera semana es la mejor; después de dos semanas el virus ya cayó”, aseguró el médico infectólogo.

Te puede interesar:  Pfizer inicia ensayos en humanos de una píldora contra el coronavirus

Comentó que si bien todas las personas sintomáticas (con síntomas) deben tener acceso a una prueba, encontrar la más adecuada depende de muchos factores y su utilidad varía según la etapa en que se encuentre la infección, por lo que la decisión recae en un profesional de salud, quien interpretará la información brindada por el paciente.

Las pruebas que se utilizan en la primera semana de la enfermedad son las moleculares y las antigénicas, precisó, mientras que en la segunda semana es mejor usar las serológicas; sin embargo, anotó, “si hago la prueba en el límite y sale negativa, quién me dice cómo es en realidad”.

Continúa leyendo