La pandemia por la Covid-19 ha dejado a millones de personas sin empleo.

 La pandemia por la Covid-19 ha dejado a millones de  personas sin empleo.

De acuerdo a la Organización Internacional del Trabajo (OIT), 495 millones de personas habían perdido sus trabajos en todo el mundo, hasta junio de 2020.

En América Latina y el Caribe, una de las regiones más afectadas, 34 millones de personas habían quedado desempleadas. De acuerdo al último estudio, esta situación extraordinaria profundiza las fallas estructurales que ya existían en este lado del mundo: la informalidad o la desigualdad de ingresos y de oportunidades para conseguir un trabajo decente.

Además, los trabajadores más perjudicados por esta inmensa ola de despidos han sido los de menos recursos, con empleos informales o en situación de desventaja y vulnerabilidad (mujeres, jóvenes, inmigrantes). En otras palabras, la cadena se sigue rompiendo por el lado de siempre más débil.

Aquellos que conservaron sus puestos tampoco la están pasando muy bien: sus ingresos se han reducido debido a acuerdos con los empleadores o a la disminución de las horas trabajadas. Por el lado de Perú, según el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), más de 6 millones 700 mil personas habían perdido sus trabajos entre abril y junio de 2020, una cifra equivalente a más del 70% de la población sólo de Lima.

¿Cuánto nos tomará reponernos de esta dura crisis económica?

Según diversos organismos internacionales, como la propia OIT o la Cepal, llevará años recuperar el nivel de actividad económica que había antes de la pandemia. La gente, sin embargo, no puede esperar al regreso de esa antigua normalidad. Con ingenio, esfuerzo y persistencia buscan formas de llevar dinero a sus hogares.

El desempleo es una situación que se da cuando la cantidad de personas que buscan trabajo es mayor a la cantidad de puestos disponibles. Es decir, la demanda de empleo es mayor que su oferta.

Te puede interesar:  ¿Qué se sabe sobre las nuevas variantes del virus de la Covid-19?

Una persona desempleada o desocupada, cumple tres características: es alguien sin trabajo, que tiene disponibilidad para trabajar, y está buscando un empleo de manera activa o lo ha buscado.

En Perú, el desempleo ha aumentado durante la pandemia, según el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), entre abril y junio de 2020 había 39,6% menos gente ocupada a comparación del mismo trimestre de 2019. Ese porcentaje equivale a más de 6’700.000 personas. “La población ocupada del área urbana decreció en 49,0% (6 millones 474 mil 500) y del área rural en 6,5% (245 mil 500)” anota el INEI.

Continúa leyendo