El grito silencioso

 El grito silencioso

“Tenía 10 semanas de vida, se movía y se chupaba el dedo pulgar. Su pulso era de 120 pulsaciones por minuto. Cuando el primer instrumento tocó la pared uterina, inmediatamente replegó y su pulso aumentó a 200, el miedo era evidente. Vi con horror cómo maltrataban y descuartizaban a ese inocente ser humano. Primero la espina dorsal, luego la pierna, pieza por pieza. En medio de violentas convulsiones el pequeño vivió todo ese trágico proceso tratando de esquivar el instrumento cortante. Lo vi echar su cabeza hacia atrás y abrir su boca, como si gritará pidiendo auxilio, un grito que jamás fue escuchado.” Dr. Nathanson, ex abortista y conferencista pro vida.
El Senado argentino aprobó este miércoles la propuesta para legalizar el aborto en las primeras 14 semanas de embarazo. La medida salió adelante en una votación parlamentaria que se prolongó hasta altas horas de la noche con 38 votos a favor, 29 en contra y una abstención.

Para muchos como yo, esta decisión es considerada el peor error en el mundo, por atentar contra la vida de un ser indefenso que no tiene la culpa de las decisiones sexuales sin protección ni de las violaciones, absolutamente no tiene culpa de nada. Un embrión es un ser con vida desde su fecundación, no se mata células, se mata una persona.

La ola verde, como se hacen llamar las mujeres que con su cartel de feministas van dejando a su paso repugnancia al cometer actos llenos de maldad y violencia. Aquellas que no solo se desnudan y defecan en las puertas de las iglesias, sino también las que hacen un festín y burla de la muerte de inocentes, como sucedió en México hace unos meses, cuando un grupo de mujeres hicieron una piñata en forma de feto humano para poder golpearlo con un palo. Esta es una ilustración de su nivel de maldad y depravación moral a la que han llegado, y muestra su sed de sangre, violencia, anarquía y deshumanización. ¿Libertad y derechos?
Esto no es normal, luchan por la vida de animales y al mismo tiempo luchan para que sea legal matar a un embrión (feto, bebé, VIDA). ¿En contra del aborto? Claro que sí, mil veces sí.

Te puede interesar:  MANEJO DEL ESTRÉS INFANTIL

Que una mujer sea violada, duele, claro, pero hay formas para actuar sin llegar al aborto. Respeto el dolor de quienes sufren estos actos sexuales violentos, pero las demás ¿Para qué quieren legalización? ¿Para seguir gozando de su cuerpo sin cuidarse con anticonceptivos? ¿Para no medir las consecuencias de sus actos?
He sido testigo de casos reales que por error de cálculo, por no protegerse, por acostarse con el equivocado, por no recordar que pasó en la fiesta en la que se embriagó, por ser la amante de un hombre casado, por truncar sus estudios universitarios o simplemente por no sentirse preparada, decidieron abortar de la manera más cruel. En ninguno de los casos mencionados hubo violación, sin embargo, la decisión de asesinar a un ser con vida prevaleció por encima de todo.

Hace poco un jovencito escribió en mis redes sociales un texto en el que justificaba el aborto en niñas violadas y mencionaba que él había sido testigo de coma una infante lloraba al no querer ser madre y para ser sincera me dolió, me puse en los zapatos de la víctima, pero al mismo tiempo recordé que un bebe también sufre, también llora, también pide auxilio y por supuesto que también tiene derechos. Ni la niña ni el bebe tienen la culpa y en ninguno de los dos casos un asesinato es la mejor opción.

La muerte de una vida inocente, porque eso es, inocente de sus irresponsabilidades, incluso inocente de violaciones, no debe ser un festín. ¡Qué insensible está el mundo! Vida es vida y jamás estaré a favor de un asesinato.

Te puede interesar:  SALVAR VIDAS ES UNA NECESIDAD “Nos conviene rectificar, huir de la caída, pero también ir en busca de los que van sin rumbo”

Soy pro vida y esto no es una clase de moral, simplemente es mi sentir, porque al igual que muchos y muchas me rompe el corazón ver cómo se realiza un aborto y como un bebé lucha por no ser aspirado o descuartizado, incluso busca esconderse como pidiendo ayuda de su madre, de esa madre que es su peor verduga, una maldita asesina.

Libertad y derechos, no significa que se pueda hacer lo que venga en gana sin importar a quién se lastima, si ese fuera el principio, el mundo sería un ring box, en donde el ojo por ojo estaría presente, una jungla en donde sobreviviría el más fuerte. Sin embargo, esa no es la idea, la vida es un regalo y un bebe es ese milagro que siente, que late, que desea vivir. Nosotros no tenemos la potestad de decidir por ellos y volvernos unos asesinos despiadados.
El aborto legal no disminuirá la tasa de embarazos no deseados y de violaciones. No, solo hará más fácil el camino para aquellas que se dejan llevar por el placer sin medir las consecuencias.
Hagamos que ese grito silencioso sea escuchado. Ese grito debe estremecer cada corazón en el mundo. Ese grito que implora ¡Quiero vivir, no me mates, mamá!

Continúa leyendo