sábado, enero 22, 2022
spot_img

Balance económico y político del Covid-19

A más de nueve meses de la declaración del estado de emergencia por la pandemia

del Covid-19, el balance socioeconómico y sanitario en el Perú ha sido adverso.

En términos relativos, el Perú es uno de los países del mundo con mayor número de infectados y fallecidos por cada millón de habitantes.

Aun cuando no se descarta en los próximos meses una segunda oleada de la pandemia, como está sucediendo en varios países europeos y en los EEUU, resulta claro que el reinicio de las actividades económicas tras la adopción de severas medidas de confinamiento y aislamiento social, vino acompañado por un repunte de personas contagiadas de Covid-19.

Impacto económico e incremento de la pobreza

Las proyecciones oficiales estiman una contracción de la economía peruana de alrededor de -12% en el 2020 y un rebote el 2021, considerando un escenario donde el gasto por hogar cae -15%, el nivel de pobreza se incrementaría a 30%, lo cual conllevaría a que más de tres millones de personas regresen a la pobreza como consecuencia directa de la pandemia. 

El estado no supo orientar los recursos para reactivar la economía.

Lo que muchos se preguntan es por qué el Perú, que fue uno de los países que adoptó las medidas de aislamiento social y confinamiento más rígidas del mundo y que dispuso el programa de estímulo económico más agresivo de su historia (20% del PBI) y el mayor de la región, tuvo tan pobres resultados tanto en materia sanitaria como económica.  Si bien la severidad de las medidas de aislamiento social estaba justificada, al menos inicialmente, las diferencias entre el Perú y otros países de la región radicarían en la rigidez de la cuarentena, donde incluso se cerraron por completo sectores productivos sin suficiente justificación de los riesgos sanitarios que se pretendían manejar. Por su parte, las medidas de soporte público que se adoptaron para proteger a los segmentos más vulnerables de la población no llegaron con la oportunidad que se requería, como tampoco lo hicieron las medidas destinadas a inyectar liquidez a las empresas, evitar la quiebra de miles de empresas y la pérdida dramática de empleo registrada en el país.

Te puede interesar:  EsSalud Tarapoto implementa líneas de teléfono para orientación a pacientes con sospecha de Covid-19

Más allá de estas consideraciones, quizá el aspecto más importante que ha evidenciado la pandemia haya sido la comprobación de que la sociedad peruana se levantaba sobre cimientos más endebles de lo que se creía. Por ejemplo, la pandemia ha visibilizado con claridad las deficiencias del sistema de salud pública, que venían arrastrándose por décadas. Aun teniendo acceso a un mayor presupuesto público (que se multiplicó por 3 la última década), la capacidad de atención sanitaria es deficiente.

No solo se debe intentar reactivar la economía lo más rápido posible, sino que la magnitud de la crisis y el sentido de urgencia que existe deben permitir llegar a un consenso mínimo que encare las falencias que han sido visibilizadas por la crisis actual. Para alcanzar una sociedad más cohesionada es imprescindible adoptar políticas públicas que sean más efectivas y fiscalmente sostenibles dentro de un marco de legalidad.

Fragilidad política; sin visión de futuro.

En una democracia representativa como la peruana, el Congreso tiene un rol central en la aprobación de leyes que coadyuve al desarrollo nacional. Lamentablemente, este rol no siempre ha sido ejercido de manera eficaz y responsable. La fase preelectoral una representación nacional de breve duración (18 meses) han inhibido que prime la sensatez y que se aprueben las leyes que el país necesita. Por el contrario, uno de los principales factores de riesgo advertido por las agencias calificadoras de riesgo ha sido el aumento en el populismo y una mayor prima de riesgo regulatorio que atenta contra la reactivación económica del país.

Entrar en un nuevo ciclo virtuoso de inversiones, privadas, demandará una compleja tarea de establecimiento de una nueva lógica y entendimiento entre los actores responsables de forjar una vigorosa reactivación. Esto requerirá una mayor eficiencia de la burocracia pública, un mayor compromiso y visión de largo plazo de las empresas, una mayor resiliencia de los trabajadores y una mayor responsabilidad y sentido de la historia de los políticos sanitaria, dejando del lado la aguda polarización política.

Te puede interesar:  SON 23 MIL HOSPITALIZADOS POR COVID-19 MÁS 20 MIL NO TENÍAN VACUNA

Saber elegir a nuestros próximos gobernantes.

El Perú ha logrado salir airoso de otras duras pruebas en el pasado y no hay razón alguna que permita anticipar que esto no vuelva ocurrir. Las elecciones del próximo año serán clave para determinar el futuro de millones de ciudadanos peruanos y se logre impulsar una agenda que revierta el deterioro social del país y lo haga menos vulnerable a los shocks que a futuro se tendrán que enfrentar.

Artículos relacionados

Mantente conectado

3SeguidoresSeguir
1,750SeguidoresSeguir
- Advertisement -spot_img

últimos artículos