Mudanza digital, uno de los principales retos de los casinos peruanos tras su reactivación

 Mudanza digital, uno de los principales retos de los casinos peruanos tras su reactivación

En el pasado mes de marzo, los gobiernos de los distintos países tomaron la determinación de tener aislamiento social obligatorio como una medida sanitaria ante la pandemia de Covid-19 que imperó a nivel mundial desde el 2019, Perú no fue la excepción entre los países latinoamericanos, por lo que pronto la mayoría de los negocios no esenciales se vieron en la imperiosa necesidad de cerrar sus puertas, los casinos y otros centros de esparcimiento entre ellos.

Desde entonces, la economía mundial no la ha pasado bien, la principal fuente de ingresos de una gran cantidad de familias dejó de existir ante el cierre de los establecimientos, sin embargo, la situación también sacó lo mejor de muchas personas, ante tal caso, muchos decidieron emprender, en pequeños negocios de comida o a través de oficios; también existieron los emprendimientos rurales que fueron apoyados por proyectos productivos, entre muchos otros.

A pesar de ello, la pelea por la reapertura nunca se detuvo, poco a poco las salas de juego se han adaptado a la nueva normalidad para estar listas cuando la fase de reactivación llegue a ellas. En contra jugará que las estimaciones indican que la recuperación económica podría tardar al menos un par de años en el sector de los juegos de azar.

La posibilidad de un regreso a la actividad es tan latente que hace apenas unas semanas, el presidente de la Sociedad Nacional de Juegos de Azar, Fernando Calderón, dejó claro que los protocolos de bioseguridad ya habían sido aprobados, aunque se mostró insatisfecho por no ser considerados en la fase 4 de reactivación económica que comenzó el 1 de octubre.

“Ningún negocio puede resistir seis meses de paralización sin ingresos. Lamentamos no estar en la primera etapa de la Fase 4, pero esperamos estar en las actividades que paulatinamente se reactivarán en las siguientes semanas”, comentó.

“Las máquinas van a estar una prendida y la siguiente apagada. No se darán alimentos ni bebidas, y todo asistente usará mascarilla”, añadió.

Los casinos están listos para atender a todos sus clientes frecuentes, es cierto que esto se ha escuchado desde el pasado agosto, aunque es ahora cuando todo está más latente que nunca.

Muchos aprendizajes ha, quedado tras la pandemia, también algunos retos que se afrontarán a partir de la recta final del 2020 y comenzarán a tomar mayor forma en el 2021, no será sencillo, pero existen grandes posibilidades de salir avantes de la situación.

Uno de los principales aprendizajes que se dieron durante los últimos meses fue la necesidad de que las salas de juego físicas tengan el respaldo de un casino en línea que les ayudará a seguir generando ingresos ante una eventualidad como la que representó el coronavirus. Algunos ejemplos de que esto es algo funcional en el mundo es el caso de Nicaragua, uno de los primeros países de la región en permitir el juego online, pero sólo asociado a un operador licenciado de casino físico.

Este reto no es solamente para Perú, sino para todo el mercado latinoamericano, de hecho, en otros países como Argentina, se ha comenzado a otorgar licencias de juego en línea a los operadores licenciados de la provincia de Santa Fe. Este caso en particular incluso ha dividido opiniones entre el gobierno y la oposición, pero está claro que ese es el futuro, al menos en Latinoamérica.

“Varios operadores reconocidos de casinos físicos ya están en el negocio virtual. En Colombia, por ejemplo, grupos de prestigio como el Grupo Vicca también está con Zamba.co; en Perú, el Grupo Dreams está con Solbet.com y en Argentina, recientemente, la autoridad de juegos de la ciudad de Buenos Aires otorgó permisos al Grupo Codere.

“Los casinos físicos se están dando cuenta que tienen un gran activo para el juego online: sus bancos de datos de clientes. No son actividades económicas similares, pero algo sirve la experiencia en conducir casinos. Algunas regulaciones incluso los tratan de vincular. Por ejemplo, Nicaragua fue el primer país de la región en permitir el juego online, pero sólo asociado a un operador licenciado de casino físico”, expuso Carlos Fonseca en su columna para el portal especializado Yogonet.

La tendencia está muy clara, los apostadores que repentinamente tuvieron que dejar de ir a los casinos a jugar en las máquinas tragamonedas, las cartas o las ruletas, se vieron en la necesidad de trasladarse al mundo digital, el mercado evolucionó porque no se tuvo que crear una necesidad, sino que ella llegó junto con la situación sanitaria mundial.

Con la cercanía que se tiene en la reapertura de casinos físicos en Perú, es momento de que las autoridades de los juegos de azar comiencen a pensar en esta posibilidad de la mudanza digital, algo que indudablemente los ayudará a sostenerse en una futura emergencia. Esto ayudaría a que las más de 87 mil familias que dependen de esta industria puedan percibir un ingreso, aunque sea mínimo, aunado a que los municipios no dejarían de percibir los impuestos que el sector entregaba mes con mes, mismo que era destinado en un 30% para la inversión de obras de infraestructura.

Continúa leyendo