Legalidad, Legitimidad y Buen Gobierno

 Legalidad, Legitimidad y Buen Gobierno

Desde hace un año, se viene escuchando mucho y tomando cada vez más relevancia, dos palabras complementarias que no siempre van “de la mano”: legitimidad y legalidad. La comenzamos a oír ser mencionadas más notoriamente desde que el expresidente peruano Martín Vizcarra disolvió “constitucionalmente” el congreso argumentando que le faltaba legitimidad, aunque tuviera legalidad…

Esta repetitividad de los términos mencionados me asombra porque toca, también a cada rato, la memoria que tenía de mis lecturas del genial sabio francés Saint Yves d´Alveydre en su trascendental obra “El Arqueómetro”, ubicando él la pérdida de legitimidad de los gobiernos de nuestra civilización moderna con el predominio de la mentalidad materialista “pagana” sobre la concepción espiritualista desde la ilustración, la revolución francesa y luego a era industrial en las que se encumbra fanáticamente la visión racionalista, madre de la legalidad en detrimento de la legitimidad y que ha venido, siglos más tarde a desembocar en el estado social y gubernamental desequilibrado en que nos encontramos mundialmente.

Así exclamaba él:
“[El paganismo] es siempre sintomático, no de una Evolución sino de una Revolución. Procede de una instrucción viciada, fruto de una educación viciosa. Una es a la otra como el Tener al Ser, y el ser viciado, sea por él mismo, sea por su medio, lo vicia todo, incluso un verdadero tener, y con mayor razón uno falso.”

“El paganismo es político y antisocial porque esta subversión en el entendimiento deviene suplantación en la Voluntad, y porque tiende a apoderarse, por todos los medios, de la Legalidad para oponerla a la Legitimidad.”

“Periódico en sus crisis históricas, crónico en su causa ontológica, este estado mórbido es natural al Espíritu humano decaído, privado de sus dos criterios verdaderos: la Ciencia y la Vida.”

Te puede interesar:  DIARREA INFANTIL

“Así, el Mesías, por el hecho mismo de ser el Rey del Estado social, es el Libertador, el Salvador del Estado político. Ello libera de su mentalidad por el Espíritu Santo, de su gubernamentalidad por el Evangelio, de su Ley de Muerte por su Ley de Vida, de su Legalidad mortal por la Legitimidad eterna.”

“Subrayo estos dos términos: la Legitimidad, la Legalidad. La primera no pertenece más que al Estado social únicamente, la segunda al Estado político. La Legalidad política es siempre ilegítima, cuando no es legitimada por el Estado social (…) La Legalidad es el yo humano, la voluntad humana únicamente, erigida en principio metafísico para la posesión y el mantenimiento del Gobierno político pagano. ¡La legitimidad es la verbalización del Principio viviente en el Estado social, su manifestación por sus Leyes eterna!; vivientes de Logia, de Armonía y de Organia.”

¡Qué profético y revelador! Ciertamente es un texto que puede, pese a haber sido escrito hace 130 años, calzar perfectamente con la realidad actual en que nuestra sociedad y aún todas las naciones, se mueven vertiginosamente ya, por el archiconocido proceso dialéctico, socio-histórico (y también científico del “ensayo y error”), hacia la asunción de la TEOCRACIA verdadera (Gobierno Iniciático bajo la Sabiduría). Y esto porque después de tantos “golpes” ya se está colmando “el cántaro” social, abriendo los ojos por choque de experiencias, a la nueva forma de un verdadero buen gobierno, propio de nuestra época.

Así lo declaraba el Maestre Dr. Serge Raynaud de la Ferrière (www.magnanet.org) en su calidad de Iluminador Mundial (Mesías) de de esta Era del Saber, quien, por este hecho, señala el Camino Social a seguir:

Te puede interesar:  DR. PEDRO BOGARÍN VARGAS, ACUÉRDESE TAMBIÉN DE LA PROMESA HECHA A LOS MAESTROS

“Los diversos sistemas políticos se han sucedido sin éxito en las diferentes formas gubernamentales”.

“Ateísmo, anarquismo, socialismo, comunismo, cristianismo, teosofismo, espiritismo, todas las doctrinas son manifestadas al mundo, pero sin poder ninguna resolver los problemas porque mientras el materialismo sea el que venga a ofrecer la “receta” la humanidad decididamente no podrá evolucionar en forma verdadera.”

“Una nueva política se hace necesaria y ésta debería basarse sobre una verdadera psicología de los hombres actuales. Como dijo Cousin: “La verdadera política reposa sobre el conocimiento de la naturaleza humana”.

Asimismo el Maestre Dr. David Juan Ferriz Olivares complementa este pensamiento:

“El Dr. Raynaud de la Ferrière se dirigió más hacia una Teocracia y dio las bases para ello de la Tradición Iniciática para que florezcan las avanzadillas de la Edad de Oro esperada y COMPARTIDA POR TODOS.”

“Así, una Teocracia es justamente un Gobierno, no de sacerdotes representando una religión definida, sino un consejo formado por Iniciados, una Asamblea de Sabios que han traspasado el dogma particular. Además, el verdadero sentido de la palabra “Theokratia”, aún en griego, define bien que se trata de reglamentos instituidos por Dios: Theos = Dios, kratein = reglamentar, y no de un dios visto particularmente según tal o cual doctrina religiosa”.

“Del año 1950 al año 2000 se va a infiltrar poco a poco el sistema teúrgico, el movimiento iniciático, la estructura gubernamental mundial de un alto sacerdocio unido al espíritu científico, la reeducación de la humanidad llevada adelante por una colectividad de Iniciados. No se trata de una dirección de monjes o de representantes de alguna religión, sino de una teocracia en el más plausible sentido para todo el mundo de una jerarquía espiritual y una autoridad tanto por el conocimiento como por la Sabiduría, un reino de realización para cada quien.”

Te puede interesar:  “El misterioso Yanapuma” Muller Vásquez Gonzáles

“Un mundo organizado por los Colegios Iniciáticos, cuya idea nosotros hemos profesado desde hace tanto tiempo…No se trata, por supuesto de un gobierno teocrático fanático, sino de un Consejo Mundial de Sabios (Prudentes)”.

Continúa leyendo