Fiscalía ambiental de San Martín constató DESTRUCCIÓN DE BOSQUES en el Parque Nacional Cordillera Azul

 Fiscalía ambiental de San Martín  constató DESTRUCCIÓN DE BOSQUES en el Parque Nacional Cordillera Azul

Bosques secundarios afectados se encuentran en la provincia de Picota, distrito de Shampuyacu

En una intervención conjunta, la Fiscalía Provincial Especializada en Materia Ambiental de San Martín con sede en Moyobamba, representantes del parque Nacional Cordillera Azul, la Autoridad Regional Ambiental (ARA) y la Policía de Medio Ambiente, constataron la destrucción de una hectárea de árboles al interior del parque nacional Cordillera Azul, en la provincia de Picota.

El pasado 21 de octubre, el fiscal adjunto, Alexander Taica Luliquis, acompañado de las autoridades intervinientes, se constituyeron hasta el sector Flor de Café donde inicialmente, verificaron la destrucción de media hectárea de bosque secundario, en el distrito de Shampuyacu.

Una hora de recorrido después, se constató otra zona de tala cuya extensión ascendía a un aproximado de media hectárea de árboles que formaban un bosque secundario en una zona de amortiguamiento.

El fiscal ambiental exhortó a las autoridades presentes a reforzar las acciones de vigilancia y control en estas zonas del parque nacional, pues hasta el cierre de la diligencia no se encontró a ninguna persona responsable por el daño ambiental causado.

Inmenso valor en peligro

El Parque Nacional Cordillera Azul, uno de los pocos espacios de selva virgen en el Perú, es el habitad de flora y fauna amenazada por la depredación.

Con más de 1 millón de hectáreas, el Parque Nacional Cordillera Azul alberga gran cantidad de flora y fauna, muchas de ellas endémicas (que solo es posible encontrarla de forma natural en ese lugar), pero, sobre todo, sus cabeceras son generadoras de agua para las zonas adyacentes a través de los ríos Huallaga y Ucayali.

Te puede interesar:  Portada, jueves 06 de mayo 2021

Su caprichosa geografía alberga diversos ecosistemas, gracias a sus pronunciadas pendientes que terminan en verdes llanos amazónicos. Entre su espesa vegetación crecen imponentes árboles madereros como el cedro, el ishipingo o el tornillo los cuales son los celosos guardianes de este paraíso natural amenazado por la tala ilegal e irresponsable que conserva la esencia de la selva peruana. Cabe señalar que el Parque Nacional Cordillera Azul no está abierto para el turismo, y el ingreso sólo es apto con previa autorización, informó el Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado (Sernanp).

USTED DEBE SABER: Sin duda, una de los riesgos que amenaza en mayor medida a la fauna silvestre es la deforestación. “La deforestación es tan grande y hay tantas especies de ámbito restringido que pueden desaparecer con facilidad”, los ambientes más vulnerables se encuentran ubicados en el lado este de la Cordillera de los Andes, en la zona de encuentro con la Amazonía.

Educar e informar para crear conciencia  

La deforestación no es la única amenaza para la biodiversidad, la expansión agrícola, la tala ilegal, estas amenazas se mantienen a pesar de las medidas adoptadas para combatirlas. En ese sentido, el aumento de la cobertura de las áreas naturales protegidas, la aprobación de normas legales nacionales y los planes nacionales de conservación de especies amenazadas no han revertido aún los problemas, en una sociedad pobre, sin conocimientos y altamente desinformada.

Continúa leyendo